Fin de semana en el Centro Costa Salguero

Argentina Comic Con 2024: una fascinante aventura al interior de la cultura pop

Niños, adolescentes y adultos como cosplayers, actividades entre sables de luz y armas que enfrentan zombies, una feria medieval al aire libre, stands e invitados. Un recorrido con EscribiendoCine por el icónico evento.

Argentina Comic Con 2024: una fascinante aventura al interior de la cultura pop
martes 28 de mayo de 2024

Si bien los crossovers -interrelación entre historias o personajes de distintos orígenes- son recurrentes en múltiples series televisivas, películas y videojuegos, uno de los sucesos más grandes de este tipo tiene lugar en el Centro Costa Salguero, cada año, a través del emblemático evento de la cultura pop: Argentina Comic Con (versión local del evento internacional). El último fin de semana de mayo se realizó la primera edición del 2024, que reunió a icónicos sujetos ficticios, interpretados por numerosos chicos, adolescentes y adultos, conocidos como cosplayers.

Asimismo, hubo: stands; charlas; homenajes; paneles con Enzo Vogrincic, Ernie Hudson, Emilio Treviño, Juan Guzmán, Ciruelo Cabral y Alejandro Szykula; conciertos de Back To De Orchestra (Damián Mahler), Reservoir Songs (Tarantino Soundtracks), Máximo Meyer, The Beats, Reina Madre, Qpa: Tributo A Rocky, KISEKI y Soundtrack; experiencias interactivas de los filmes Tornados, Furiosa, Intensamente 2 y Observados y de la serie La casa del dragón; talleres, entre otras propuestas.

Detrás de muñecos, superhéroes y villanos

Al caminar por los coloridos pabellones de la Argentina Comic Con uno podía cruzarse con personalidades provenientes de exitosos largometrajes, como Barbie, Jessica Rabbit (¿Quién engañó a Roger Rabbit?), Superman, Joker y Harley Quinn, Indiana Jones y Jack Sparrow (Piratas del Caribe) entre tantos otros. Debajo de las máscaras, los maquillajes y los vestuarios, se encontraban personas de diversas edades y orígenes, que iniciaron la actividad en variadas circunstancias, algunos por fanatismo personal, otros por sugerencia de conocidos a raíz de sus parecidos físicos, sin embargo, en todos los casos los unía una motivación, la felicidad al interactuar con el público.

“De chiquita tenía un montón de barbies. Ella es divina y me gusta lo que representa la película, le da un poquito más de importancia a la mujer. Además, me dicen '¡sos igual!'”, contó Alejandra. Mientras que Koemiumi describió: “Jessica Rabbit es una mujer dibujada muy hermosa y elegante. En el proceso, me esmero mucho, siempre me fijo cómo quedan la peluca y el maquillaje, me parecen de las cosas más importantes, y el vestuario lo hago con una modista”.

Por otro lado, Ezequiel planteó: “Yo estoy viviendo en Chile y empecé en el mundo cosplay por casualidad. Tenía una remera de Superman, que usaba para entrenar, y apareció en un TikTok que hice y se viralizó. Comencé a generar contenido y me invitaban a eventos. Admiro los principios y valores del personaje, me siento reflejado. Y mi traje es una réplica del que le hicieron a Henry Cavill”. El intérprete de Sparrow agregó: “¡Todos me dicen Capitán! Yo tenía un traje de Jack, que usaba para fiestas de disfraces. No sabía qué era el cosplay, hasta que vine a mi primer Comic Con y me encantó la onda de la gente, a partir de ahí no puedo dejar de hacerlo. Soy fan del personaje desde la primera película, La maldición del Perla Negra, en sí de todas las cosas de piratas, ya que de chico leía novelas como La isla del tesoro y Robinson Crusoe”.

En cuanto a Santiago, detrás de Indiana Jones, relató: “Participé en el concurso que organizó Disney cuando salió la película El dial del destino, gané y me inicié con el cosplay, a nivel más profesional. Indiana ya me encantaba cuando era chico, él es un antihéroe muy rico, con ese toque de humor, incluso en los momentos más difíciles. Recuerdo que tenía diez sombreros en casa, un látigo, y otras cosas que uno va consiguiendo y mejorando para que sea más real, como el morral que obtuve de la Segunda Guerra Mundial. Lograr el cosplay lleva tiempo y paciencia”. Por último, la pareja de cosplayers a cargo de Joker y Quinn se vinculó con la prensa en modo ficción: “Venimos de Ciudad Gótica con nuestro maletín de ventas infortunadas, hace un par de años que transitamos por estos lugares. Somos bellas personas, muy esbeltas y maquilladas”.

Una misión entre sables de luz y tiros

¿Quién alguna vez, ya sea durante la niñez, la adolescencia o la adultez, no quiso vivir la experiencia de luchar en La guerra de las Galaxias o de atacar y defenderse en una invasión zombie? Para todos ellos, el famoso evento de la cultura pop les ofreció dos destacadas aventuras interactivas.  

Una de las iniciativas estuvo a cargo de Saber Guild Argentina - Kyber Temple, una organización internacional de caracterizaciones de Star Wars sin fines de lucro, reconocida por Lucasfilm para realizar performances de lightsabers. El grupo funciona en Argentina desde 2018, actualmente está integrado por 20 personas, representando personajes Jedi y Sith, con trajes y sables de alta calidad que son réplicas de los filmes. Y no solo demuestran sus habilidades a modo de show, también enseñan a la audiencia interesada.

“Nuestra prioridad es dar Padawan Training a chicos de cinco a diez años, a los que les transmitimos el camino de la fuerza y los movimientos básicos del sable de luz. También hacemos un entrenamiento para adultos que consiste principalmente en combate, en torno a los combos básicos del manejo de luz. Son actividades que duran entre 20 y 30 minutos, y al final les entregamos un diploma del Maestro Yoda. Y lo recaudado se dona a la Fundación Manos en Acción, que ayuda a las familias que perdieron todo por desastres naturales”, explicó uno de los organizadores y miembros del conjunto. 

Otra de las atracciones fue la supervivencia ante un ataque zombie, a cargo de BTA Productions, un grupo artístico de ficción militar y táctica orientado a series, películas y videojuegos, así como también a la producción y los efectos especiales para cine, televisión y eventos. Para la actividad, se emplearon lentes protectores de seguridad, un monstruo construido en tamaño real y réplicas de armas AirSoft para adultos y de pistolas nerf para los más chicos.

“Hablé con varias personas y me dijeron que es emocionante, una experiencia que les encanta y de la que salen muy contentos. Ambientamos todo el sector para que la actividad sea más inmersiva, y tenemos la decoración y la exposición de réplicas de armas de tamaño real, con elementos de supervivencia”, indicó uno de los realizadores de la propuesta lúdica.

Un mágico viaje hacia el pasado

La diversión continuó al aire libre. Es que, fuera de los pabellones, se montó la feria medieval (Somos Medievales). Allí, se distribuyeron numerosos puestos dedicados a distintas actividades artesanales vinculadas a la realización de armas, escudos y trajes de dicha época, bebidas, figuras en variados tamaños, joyas y coronas, además de la oportunidad de practicar un tradicional enfrentamiento dentro de una especie de cuadrilátero o tiro con arco y flecha. Muchos de los expositores destacaron el creciente interés de los visitantes en este período histórico y sus singularidades a partir del estreno de series como Vikingos.

“A mí siempre me gustó la cultura nórdica, leía libros y veía series. Exploré más y me puse a hacer escudos y a abordar este símbolo de protección. Hay algo que está en el ADN, son nuestros antepasados, y la historia es algo que siempre le apasiona a la gente”, narró uno de los vendedores. A continuación, una dupla al frente de otro puesto, que retrataba el período temporal del 900 al 1300, manifestó: “Nuestra idea es inculcar un poco de conocimiento de la historia porque la gente conoce las cosas supuestamente por series y películas, entonces tratamos de desmitificar lo que se ve, porque no es todo así. A su vez, compartimos el gusto por oficios que desaparecieron”.

Respecto a Las Valkirias emprendieron la enseñanza de arquería para distintas edades, con las correspondientes normas de seguridad. “Creo que llaman la atención los materiales que tenemos y cómo instruimos. Las chicas tienen capas blancas y alitas, que las representan, además de su maquillaje y otros accesorios”, expuso una de las invitadas. Y otra de las participantes se adentró en la lectura de las runas, un oráculo antiguo que Odín dejó a su pueblo, de origen germano nórdico. “Consiste en una guía para la vida. La gente puede consultar los temas que necesita, aclarar ideas para tomar decisiones y entender situaciones. Yo no cobro, la gente contribuye con lo que quiere”.

Por último, una artesana creadora de tiaras y demás accesorios de época para el cabello compartió: “Tomo algunas referencias de pinturas artísticas de ese período y uso diversas técnicas, según el modelo, hay de alambre, de porcelana. La época que abordamos es muy oscura, pero también está llena de magia”.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS