Flow

Crítica de “Desafiantes”, el electrizante y erótico drama deportivo de Luca Guadagnino

El director de "Llámame por tu nombre" (Call Me by Your Name, 2017) se arriesga a través de un juego tan divertido como sexy.

jueves 11 de julio de 2024

Fascinante. Desafiantes (Challengers, 2024) es la película más ligera y seductora de Luca Guadagnino (Yo soy el amor). El triángulo amoroso compuesto por Zendaya (Dune: parte dos) Josh O'Connor (The Crown) y Mike Faist (West Side Story) es hipnotizante. La cinta no cae en la densidad de los dramas deportivos ni tampoco se limita a la hora de usar el humor. Dispuesta a sorprender, rescata el espíritu del thriller erótico de las décadas pasadas y tiene el potencial para transformarse en un clásico instantáneo de esta nueva era.

El realizador italiano demuestra su habilidad al utilizar al tenis, un deporte individualista, exigente y competitivo, como el escenario ideal para la relación de dos amigos que se ven convulsionados por la aparición de una mujer. Esta podría ser una premisa simple, aburrida o trivial, pero su ejecución es vibrante y reboza complejidad. Eso la hace desafiante, tal como su título.

El guion juega a través de las líneas temporales. Si bien parte del presente de los protagonistas con la pareja de Tashi (Zendaya) y Art (Faist) que se reencuentran con Patrick (O’Connor), esta actualidad no tendría fuerza si no recorre los cimientos del trio. Ese inicio plagado de sensualidad, curiosidad, ingenuidad, desparpajo y comicidad será central para entender la dinámica de los vínculos.

Nunca un partido de tenis (en una película) fue tan divertido. Wimbledon (2004) y Match Point (2005), dos de los largometrajes más emblemáticos situados en este rubro, recrearon muy bien los climas y los conflictos que podría vivir un jugador. Sin embargo, nada se le parece a Desafiantes. Su impronta está dada por su constante provocación. En plena cancha, los movimientos de los jugadores son grandilocuentes. Guadagnino decide plasmar una coreografía de acción, como una especie de batalla sensual, frenética y sádica, con cada golpe de pelota. Él decide jugar con los planos: cenital para mostrar la distancia entre los dos participantes, detalle para evidenciar a la pelota como el objeto determinante, cerrados para ver la reacción de sus protagonistas.

En la intimidad, la sensualidad y la intriga psicológica están a la orden del día. El encargado de Suspiria (2018) juguetea con simbologías eróticas para plantearnos la libertad sexual de un mundo no heteronormado. Escenas como la de O’Connor comiendo una banana en primer plano o un churro compartido por ambos amigos están realizadas con sutileza y picardía. Esos elementos, junto a la mutación de la vestimenta tras el paso del tiempo, son necesarios para poder hablar de los deseos y las características individuales de cada uno. Esta intención va a tono con su enérgica banda sonora y sus excelentes actuaciones. Un combo magistral contado a través de una narrativa tan excitante como ingeniosa.

Si puntualizamos en sus intérpretes, el humor está comandado por los hombres. Sin embargo, Zendaya posee un rol fundamental ya que es el motivo del conflicto. La protagonista de la serie Euphoria construye un difícil personaje caracterizándose en la manipulación y la competitividad. Esta faceta es clave ya que su sobriedad equilibra el tono del film. Si bien todo está dado para catalogarlo como un drama deportivo, erótico y apasionado, su logro radica en escoger elementos heterogéneos y no abusar de ellos. El balanceo, tal y como sucede en un partido de tenis donde la pelota va de un lado hacia el otro, es brillante. Y esto sucede ya que quien lo realiza es un maestro como Guadagnino.

El realizador de Hasta los huesos (Bones and All, 2022) está caracterizado por ser un autor que impone su sello. En Desafiantes se sumerge en una historia con más presupuesto, mayor distribución y, por lo tanto, mayor alcance, sin dejar de lado su estilo e inteligencia. El largometraje es exquisito. Posee escenas que denotan virtuosismo técnico, pero también otras en donde predominan la elegancia y la obsesión. Sin perder su esencia lúdica y cómica hasta en el momento final, estamos en presencia de una de las películas más vigorosas del 2024.

9.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS