Salas

Crítica de “Faro”: Pesadillas para retratar la depresión y el duelo

La ópera prima de Ángeles Hernández, una coproducción argentino-española, presenta un intrigante enfoque donde el terror se manifiesta en plena luz del día para aquellos dispuestos a observarlo.

jueves 06 de junio de 2024

La trama gira en torno a una tragedia en las Islas Baleares que deja la vida de Lidia (interpretada por Zoé Arnao de Verano en rojo, 2023) sumida en una depresión insuperable tras la muerte de su madre. Su padre, Pablo, interpretado por Hugo Silva (El ministerio del tiempo, 2015), decide trasladarla a una antigua casa familiar cerca del faro, donde alguna vez compartieron momentos felices.

A medida que Lidia se enfrenta a situaciones sobrenaturales tanto en la casa como en el pueblo, y se reconecta con su primo después de mucho tiempo, su perturbación aumenta. Sin embargo, la película nunca logra generar un verdadero sentido de miedo o suspenso, quizás debido al enfoque adolescente de la ambientación y la música, que parecen alejarse de la oscuridad de la trama.

Aunque puede resultar entretenida para aquellos espectadores que no se involucren demasiado con los personajes o la trama de fondo, la película deja mucho que desear en cuanto a resoluciones predecibles y locaciones impresionantes que no logran contribuir a crear un clima de terror convincente.

Lo más destacado de Faro (2024) son las pesadillas y visiones, que plantean cuestiones interesantes sobre cómo la sociedad percibe y trata a las personas que sufren de depresión o están atravesando un duelo que les impide continuar con su vida cotidiana.

5.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS