Salas

Crítica de "Furiosa: De la saga Mad Max": George Miller regresa de la forma más ambiciosa y excitante posible

Se trata de la quinta película de la saga de "Mad Max" protagonizada por Anya Taylor-Joy y Chris Hemsworth.

martes 21 de mayo de 2024

George Miller ha dirigido personalmente, en sus 45 años de carrera, cinco películas en la saga de Mad Max. Todavía tiene que hacer una que no sea excelente. Todavía tiene que hacer una que no eleve a las anteriores o traicione su visión del mundo post apocalíptico. Lo demostró por última vez en 2015 y hoy lo vuelve a hacer de nuevo: no sólo es uno de los grandes directores de acción, tiene el don de plasmar historias épicas sin perder el eje de drama y comedia que las humaniza.

Con Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga, 2024) la serie por primera vez vuelve en el tiempo, ya que la película hace de precuela de Mad Max: Furia en el camino (Mad Max: Fury Road, 2015), retrocediendo al pasado para narrar la vida de Furiosa (interpretada de niña por Alyla Browne y de adulta por Anya Taylor-Joy). Esta relación intrínseca entre entregas va a ser el punto débil y fuerte de la película: funcionan perfectas por separado, pero comparándolas resulta difícil no ver a Mad Max: Furia en el camino en retrospectiva como el clímax de Furiosa: De la saga Mad Max (tal así que la película termina con un montaje de sus escenas), y habrá quiénes lamenten que la persecución tamaño película de Mad Max: Furia en el camino no tenga un análogo contundente en Furiosa: De la saga Mad Max, que dura unos 15 años y se divide en capítulos como si se tratara de una epopeya clásica.

El cambio en el foco y la estructura de la historia responde a que Miller no quisiera simplemente replicar la fórmula del éxito de Mad Max: Furia en el camino, multiplicar todo por dos y sacar una secuela lo más rápido posible. Nueve años más tarde el director regresa de la forma más ambiciosa y excitante posible: una narrativa épica orquestada desde una perspectiva profundamente idiosincrática y personal.

La historia sigue los pasos de Furiosa, de niña capturada por una banda de motoqueros nómadas que tienen por líder a Dementus (Chris Hemsworth). En 45 años de lunáticos violentos que han fundado cultos de fanáticos a su persona, Dementus es finalmente el más detestable de todos, sin el carisma o la mística de villanos como Toecutter o Lord Humungus ni la intimidación de Immortan Joe, que aquí reaparece como su principal rival. Es una gran labor de parte de Hemsworth interpretar por primera vez a alguien sin la red de seguridad en la que se ha convertido su sentido del humor.

La trama podría resumirse como un Western enfermizo en el que varias pandillas de hombres malvados pelean por el derecho a explotar un puñado de pueblos en el desierto y comerciar entre sí (agua, balas y gasolina siendo la principal fuente y solución de todos sus problemas). Pero esto apenas es la escenografía para la aventura de Furiosa, cuya odisea por regresar a su hogar se va matizando con distintas alianzas, secretos, tragedias y nuevas formas de repensar su venganza. Alejada de la versión olímpica de Charlize Theron, Anya Taylor-Joy interpreta a una Furiosa furtiva y artera, más una heroína de supervivencia que de acción.

La acción, por cierto, se conduce con la típica maestría de Miller, quien esencialmente inventó la escena de persecución moderna en Mad Max II: el guerrero del camino (Mad Max 2: The Road Warrior, 1981) y no ha dejado de encontrar formas de perfeccionarla desde entonces. Los reportes de que se vale demasiado de los efectos digitales son absurdos: casi todo es práctico, ocurre en cámara y no necesita más magia que el uso del montaje o planos compuestos. La coreografía es fantástica, la fotografía es hermosa. Hay en medio de Furiosa: De la saga Mad Max una persecución tan increíble como cualquier parte de Mad Max: Furia en el camino y la única lástima es que no se la guarda para el final.

Furiosa: De la saga Mad Max es una magnífica obra en la que las emociones siempre están a la altura del espectáculo. Captura un mundo bello y cruel, expandiendo su historia, llenándolo de vida, tensión y adrenalina, reiterando sus temas sin sutileza pero de manera creativa y memorable. Es sencillamente la mejor película de acción hecha desde Mad Max: Furia en el camino y lo seguirá siendo hasta que a George Miller le den ganas de hacer otra.

10.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS