En Salas - 9 Puntos

Crítica de "Belfast", la dulce y melancólica niñez interrumpida de Kenneth Branagh

La de "Belfast" es una historia de maduración catapultada por la tensión entre fuerzas incomprensibles y la incertidumbre hacia el futuro en la que lo que finalmente triunfa, y lo único que importa, es el recuerdo de los seres queridos.

miércoles 23 de febrero de 2022

Hay un momento en Belfast (2021) en el que el abuelo de Buddy, el niño protagonista, decide expresar algo doloroso a su nieto. La frase que elige es tierna y consoladora pero también totalmente honesta: no acude a clichés, no busca evitar la tristeza o disfrazar la verdad. Es una escena conmovedora que resume perfectamente el film, un ejercicio de hacer memoria sobre una infancia marcada por momentos de alegría y congoja que resulta tan sentimental como auténtico.

Buddy (Jude Hill) es la versión infantil del director y escritor Kenneth Branagh, cuya idílica infancia se vio interrumpida a los 9 años cuando en 1969 estalló violentamente el conflicto entre los católicos deseosos de emancipar Irlanda del Norte y los protestantes a favor de mantenerla dentro del Reino Unido. La calle en la que Buddy y otros niños juegan con espadas de madera se convierte abruptamente en un campo de batalla entre manifestantes y oprimidos, el barrio se desdibuja en un gueto segregado por barricadas y la vida cambia para siempre de un día para otro.

Anclando la perspectiva firmemente en el niño, a la película no le incumbe la naturaleza del conflicto sociopolítico en cuestión y lo deja en el fondo de la historia, decorando amenazantemente las memorias de Buddy. La de Belfast es una historia de maduración catapultada por la tensión entre fuerzas incomprensibles y la incertidumbre hacia el futuro en la que lo que finalmente triunfa, y lo único que importa, es el recuerdo de los seres queridos.

El núcleo de la familia de Buddy - su padre y madre (Jamie Dornan y Caitríona Balfe) y sus abuelos (Ciarán Hinds y Judi Dench) - se mantiene neutro, ganándose el resentimiento de ambas partes del conflicto. Los actores son excelentes y habitan sus papeles con comodidad, interpretando personas condicionadas por una dura realidad pero elevadas (y romantizadas) a estatutos arquetípicos por la perspectiva indirecta de Buddy. Así su aguerrida madre se convierte en un paladín con un escudo de hojalata en medio de una violenta protesta, y el padre - ausente, distante - en un vaquero solitario con el pueblo en contra y un duelo a la hora señalada.

Hinds y Dench en particular se destacan como los abuelos. Cada uno tiene su rinconcito designado y su pasatiempo obsesivo y cuando hablan entre sí parecen estar continuando una conversación que lleva ininterrumpida décadas. En sus papeles secundarios dan vida a toda una relación y crean los momentos más conmovedores de la historia, hasta el mismísimo plano final.

El cine moldea gran parte de la vida de Buddy y por extensión lo que vemos, lo cual excusa (a propósito o no) las partes más increíbles o trilladas del relato. El film es blanco y negro pero las películas y el teatro son representados a todo color. Son oportunidades para escapar de la desolada realidad por un rato y también adelantan lo que será de la vida de Kenneth Branagh. Pero Belfast no es una oportunidad para el director de vanagloriarse de sus orígenes humildes o el largo recorrido hacia sus logros, ni para hacer proselitismo. Trata sobre los momentos específicos, formativos, traumáticos, dulces y melancólicos que quedaron de una niñez interrumpida.

9.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS