7 Espanoramas - 8 Puntos

Crítica de "La inocencia", ópera prima de Lucía Alemany

Desde los primeros fotogramas de "La inocencia" (2019), primer largometraje de la española Lucía Alemany, Lis, a la que da vida una prometedora Carmen Arrufat, destila juventud, frescura y verdad.

viernes 28 de mayo de 2021

La actriz interpreta al personaje con una alta carga de naturalidad. Aunque dude y se tropiece la protagonista cree tener claro hacia donde dirige sus pasos. Para alcanzar su meta necesitará tomar distancia de ese mundo rural y familiar que la rodea y que pretende contener y controlar sus inquietudes. Lis no parece compartir intereses ni valores con su entorno. Estamos en tiempo de estío y ella se pasa el día jugando con sus amigas, otros ratos está con su novio Néstor (Joel Bosqued).

Para espanto de un padre autoritario, muy bien perfilado por un enorme y tremendo Sergi López, Lis aspira a ser artista de circo y por eso no para de hacer acrobacias en los columpios del parque. La vemos haciendo piruetas que son expresión de su compulsivo e inestable equilibrio. La madre, Laia Marull, teme a su marido y piensa más en el qué dirán que en ella y en su hija. En el pueblo no paran los chismes.

En su deseo de encontrarse a sí misma, Lis quiere huir a Barcelona para ser quien quiere llegar a ser. Vive en Traiguera, la misma localidad de Castellón en la que nació la directora, lo que parece indicar que algo de Lis lleva las huellas y la memoria de Lucía Alemany, quien antes de sacar adelante La inocencia, debutó en 2016 con el cortometraje 14 anys i un dia. Entre otras costumbres populares asistimos como espectadores a una fiesta de gigantes y cabezudos que no deja de evocarnos imágenes similares a las de Verano 1993, la muy premiada película de Carla Simon, formada en la misma Escuela de cine de Barcelona (ESCAC) en la que ambas directoras han estudiado su profesión.

Con su hora y tres cuartos de duración La inocencia no se hace larga, casi echamos de menos más momentos de esa vida del pueblo y de la joven protagonista. Drama, a la vez amable e inquietante, además de ofrecer un esbozo de cierto mundo rural mediterráneo, habla de los escarceos y consecuencias de la sexualidad propia de la etapa juvenil que marcan los 17 años de Lis.

8.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS