36 MDPFF - Hora Cero - 6 Puntos

Crítica de “Mad God”, el extraño mundo de Phil Tippett

El legendario animador de “Star Wars”, “Robocop” y “Jurassic Park”, hace su obra mas extraña y personal con esta fascinante locura surrealista.

lunes 22 de noviembre de 2021

“Es un proyecto de 30 años que terminó enloqueciéndome y espero que los enloquezca a ustedes también” dice Phil Tippett en la presentación de la película para el festival de Mar del Plata. Una breve pero acertada definición de lo que vamos a ver.

Mad God (2021) tiene todo para ser una película de culto. Utiliza el formato del stop motion y otras técnicas de animación en desuso. Es en términos de público una película invendible, e imposible desde todo punto de vista, que sólo los amantes del cine bizarro pueden enaltecer. Pero a la vez, es una experiencia corrosiva, abominable e increíble. Un viaje al submundo del cine, a las entrañas espectrales de la imaginación.

La historia no está nada clara pero podemos arriesgarnos a decir que se trata de un soldado, enviado a las alcantarillas del infierno a detonar el mundo. Quien dirige a este súbdito es una suerte de demonio personificado por el gran Alex Cox (director de Repoman y otras extravagancias de los ochenta y noventas) con una gran capa roja y largas uñas diabólicas. 

El viaje es hacia abajo, un descenso a los infiernos de un mundo corrompido y acabado al que hay que detonar para empezar nuevamente. El travelling descendente continúa toda la película, primero al subsuelo, después a la cloaca que circula por debajo, después a la mugre por debajo de esa escoria flotante, y así sucesivamente, hasta unos cimientos repletos de cadáveres e inmundicia. En ese escenario el personaje debe activar una bomba.

Phil Tippett hace una película fea de ver pero encantadora por su riesgo. Está claro que el tipo no busca agradar a nadie sino exteriorizar sus locuras, en una mezcla entre Meet the Feebles (Peter Jackson, 1989), una versión deformada de El extraño mundo de Jack (Henry Selick, 1993) y, por supuesto, Eraserhead (David Lynch, 1976). Una sinfonía delirante que hace un culto a lo abominable.

6.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS