Profesiones

Matías Luna y el proceso del casting

“Es muy importante la mirada del actor y cómo transmite, eso ya te dice si está en el papel o si está sobreactuando”.

Matías Luna y el proceso del casting
Crédito Foto: Cristhian Segovia
Crédito Foto: Cristhian Segovia
miércoles 03 de marzo de 2021

El casting es una de las etapas iniciales dentro de una película, serie o telenovela, ya que allí se seleccionan actores y actrices que, luego, interpretarán a los personajes de la ficción audiovisual. En dicha ocasión se ponen en juego diferentes cuestiones, como el physique du rôle requerido para el papel, la experiencia y la formación de los postulantes, y sus aptitudes y uso de herramientas a la hora de encarar un ejercicio o escena. En la elección, un rol clave lo desempeña el director de casting, como es el caso de Matías Luna, quien ha trabajado en proyectos como El Marginal, Un gallo para Esculapio, Historia de un clan y Graduados. EscribindoCine dialogó con Luna acerca de su labor, los criterios considerados en la selección de artistas y el rol de las redes sociales para su difusión. “Es valioso que el actor esté todo el tiempo en práctica, estudiando y haciendo cosas, ya sea una obra de teatro, un corto, o algún otro contenido”, sostuvo Matías

DETRÁS DE CÁMARA

A lo largo de la profesión, una persona puede seguir un único camino o experimentar diferentes roles. Este último caso es el de Matías Luna, quien arrancó como estudiante de actuación, impulsado por su interés en la interpretación de personajes, pero, con el paso del tiempo, se dio cuenta que no era lo suyo. No obstante, el espíritu artístico continuaba en él y quiso seguir en el ámbito, inicialmente en la producción y, luego, en las audiciones. Para este nuevo cargo llevaba consigo todos sus conocimientos sobre la actuación y los artistas, además de sus experiencias laborales previas con directores. Para Matías, uno de sus mentores es Javier Van de Couter, quien le brindó diferentes herramientas que, más tarde, iría aplicando como director de casting.

Luna desarrolla dicha función desde hace alrededor de ocho años, por lo que ha abordado ficciones audiovisuales en sus diferentes formatos, ya sea como tiras diarias o unitarios, y enmarcadas en distintos géneros, desde dramas hasta comedias. En su trayectoria se destacan sus trabajos en El Marginal, Un gallo para Esculapio, Historia de un clan, Historia Clínica, Graduados, Vecinos en guerra y Viudas e hijos del Rock and Roll.

Cabe destacar que su labor no se limita al momento previo de la realización de una obra audiovisual, ya que, durante el desarrollo de la misma, continúa en la selección de personajes que hacen participaciones especiales en el transcurso de la historia. Asimismo, emprende tareas administrativas, como el pedido diario de extras, el envío de guiones a los actores, la coordinación de cuestiones de agenda y la inclusión de los nombres en cada capítulo de la ficción. 

LA BÚSQUEDA

En cuanto a las instancias dentro de un casting, varían según cada proyecto, producción, dirección y tiempos disponibles, pero, por lo general, son tres o cuatro etapas. En la primera, se lleva a cabo la búsqueda general de los personajes, de la cual Matías hace una selección que pasa al director o productor, luego, los elegidos vuelven a audicionar, pero se ahonda en nuevas aristas y, quizás, en la siguiente ocasión ya interviene el director de la telenovela o serie. Ya sea en un tercer o cuarto momento, se suele probar al postulante interactuando con el personaje que va a tener relación dentro de la historia, para ver qué tanta química hay entre ellos y cómo se desenvuelve el vínculo.

“En un casting te das cuenta cuando alguien pasa nervios, si tuvo un mal día pero tiene potencial, y demás aspectos. La mayoría de los que hice traté de realizarlos con tiempo, con dedicación y cuidado al actor, generando confianza y un vínculo, explicándole bien la escena para que pudiera hacerla tranquilo. Salvo que sea porque está muy mal o muy bien, se repite una vez más la prueba por si se quiere ver algo puntual o alguna cuestión de dirección. No se hacen más veces por los tiempos, ya que en esas dos pasadas uno se da cuenta si la persona tiene el talento y si puede dar, o no, y pongo ciertas aclaraciones en la planilla, entonces, cuando se la presento al director o productor, le digo 'Che, tal persona tuvo una mala pasada, pero está muy bien, ¡confía!'”, explicó Luna.

Asimismo, en cuanto a los elementos a tener en cuenta a la hora de elegir un actor o actriz, enumeró: “Una de las primeras cosas que siempre miro es que esté formado. A veces uno le da oportunidades a alguien que recién está arrancando y no tiene tanta experiencia, pero sí es valioso que esté todo el tiempo en práctica, estudiando y haciendo cosas, por eso en mis seminarios aconsejo mucho que hagan, ya sea una obra de teatro, un corto, o algún otro contenido. Por otro lado, es muy importante la mirada del actor y cómo transmite, eso ya te dice si está concentrado, si está en el papel, o si está sobreactuando. También me gusta que sean frescos, auténticos, que no haya nada forzado, no hace falta que llame la atención, ya que se nota cuando tienen una luz o generan algo”.  

La resolución de quién interpretará a determinado personaje en una ficción no es de Matías, debido a que él es quien hace el primer filtro, sin embargo, tiene voz y voto en la definición final, la cual varía según el tipo de proyecto. La última elección, principalmente, la realiza el director general o el productor general de la obra audiovisual.

EL ROL DE LAS REDES SOCIALES

En cuanto a los materiales que los artistas deben considerar, Luna sugirió: “Siempre está bueno tener un buen currículum, armónico y prolijo, porque es la carta de presentación. Allí tiene que incluirse nombre y apellido y mail, entre otros datos, y mostrarse lo reciente, no hace falta 50 mil cosas. Está bueno tener un reel, en caso de contar con experiencia y haber realizado cosas en teatro, televisión o cine, aunque también uno mismo se puede gestionar el contenido. Hoy, el segundo currículum es el Instagram, donde se puede mostrar el talento, tanto en fotos como en contenido audiovisual, que no es hacer un Tik Tok, porque eso no es actuar. La actuación es una carrera difícil, pero se puede lograr si se le dedica mucho tiempo, esfuerzo y se cumplen ciertos requisitos, como estudiar y hacer. Más allá de haberse recibido y/o ser Licenciado en Actuación, hay que tener práctica, porque si no se vivieron personajes ni situaciones, no sirve. También hay que insistir, de buena manera, y no hay que pedir perdón ni disculpas, sino mandarse directa y educadamente”.

Si bien las redes sociales son los canales de comunicación y difusión más utilizados en la actualidad, el director de casting aclaró: “Mostrarse y publicar contenido en las redes no quiere decir que sea para obtener un millón de seguidores. Yo no soy pro de eso, a mí me da igual, porque para una ficción eso es lo de menos. Hoy, da visibilidad hacer algo en la tele que se ve y que está bueno, pero el actor quiere actuar, ya sea en una obra de teatro comercial o under, en el cine, en la televisión, o donde fuera, no quiere ser famoso. Siempre trato de dividir eso, y planteo, 'Acá lo que quieren hacer es actuar, transmitir, componer un personaje, mostrar una verdad, generar una sensación en el otro y hacerle creer una historia, no pasa por una cuestión de fama o de popularidad'. Ahora está todo muy mezclado con las redes”.  

REPRESENTADOS O INDEPENDIENTES

Para quienes recién arrancan sus caminos artísticos, y aun no tienen mucha experiencia, conseguir un representante es tarea difícil. Matías diferenció tres tipos: algunos trabajan con actores y actrices que ya tienen reconocimiento y, en el caso de contar con talentos nuevos, son aquellos que ya llevan varios proyectos; otros, acompañan a artistas conocidos popularmente, pero, a su vez, son más abiertos a nuevos actores y, un tercer grupo, lo integran quienes se dedican mayoritariamente a talentos que recién están arrancando en el ámbito.

“Al principio, uno se va a manejar independientemente y sobre todo se trata de la autogestión, de estudiar, hacer cosas y contactos, vincularse con diferentes directores, lo cual permite encontrar las convocatorias. Generalmente se arranca por la publicidad, porque son los primeros mangos, y una cosa lleva a la otra, entonces, uno se va enterando de esos castings que quizás no hallaría por no tener representante, o porque son medio cerraditos. Hay que generar contenido, por ejemplo, las facultades hacen cortos y buscan actores, y eso es una experiencia”, expresó Luna y, luego, agregó: “Está bueno tener representante, siempre y cuando te sepa manejar la carrera, te cuide y te diga la verdad, no solamente para conseguirte un casting porque está en el medio y te va a proponer”.

Más allá de las convocatorias específicas, otro punto a seguir es el envío de material para ingresar a la base de datos de las productoras. “Yo siempre fui muy pro de buscar nuevos talentos, darle oportunidad a todo el mundo y ver todo el material que me mandan. También soy muy exigente en cómo se contactan e hincho mucho en cómo se presentan y muestran su material. Nuevamente, si bien al principio uno no cuenta con representante, sí tiene la oportunidad de, por ejemplo, ir al teatro, saber quién está en la dirección y quién en la producción, acercarse y saludar, estar en contacto, buscar en Instagram y Google. Por otro lado, hay que ser sincero y compañero, entender que el otro no es competencia sino una oportunidad”.

PERSONAJES INFANTO JUVENILES

Sobre los castings para niños y adolescentes, poseen características similares a los de los adultos, solo que en los proyectos se tiende a evitar la participación de muchos menores de edad por todos los trámites y tiempos que esto implica, además de que las jornadas de rodaje deben ser más acotadas y los jóvenes también deben cumplir con sus actividades escolares. Por lo tanto, en diversas ocasiones se buscan personas de mayor edad que sus personajes, pero que aparentan ser más chicas, y esto posibilita la interpretación de sus papeles.

“Hay dos entidades, tanto para provincia de Buenos Aires como para Ciudad, que piden los guiones donde estarán involucrados los menores y hacen todo un análisis de la historia. Por ejemplo, si hay una escena que tiene violencia hay que ver cómo se falsea delante del menor, incluso depende su edad y otros factores. Corremos el riesgo de que no nos aprueben y tengamos que cambiar todo, entonces, nos condiciona más que nada en los tiempos. Después, lo complejo en la grabación es que no se pongan nerviosos, por lo que se hace más difícil la búsqueda, en la que se tiene en cuenta el physique du rôle, la edad y la experiencia”, señaló Matías.   

ANTES Y DESPUÉS

Nicolás Furtado, entre el petisero y el recluso. “Él había hecho un casting para el petisero de la tira diaria Viudas e hijos del Rock and Roll, pero no había quedado, porque recién arrancaba y no daba el physique du rôle. Sin embargo, a partir de ahí empezamos a hablar seguido, entonces, cuando llegó el casting para El Marginal pensé que un personaje era para él. Siempre me gusta buscar talentos y darles la oportunidad de que se luzcan, ayudarlos y sugerirles por dónde estudiar. Nico supo defender muy bien al personaje porque hizo una propuesta interesante, desde cómo fue vestido hasta dormir en la calle. Hizo un laburo que estaba bueno, que pocos actores hacen”, recordó el director de casting.

Lorenzo “Toto” Ferro, un ángel oscuro. “El proyecto de la película sobre Robledo Puch empezó con el guion de Luis Ortega y como algo muy de Underground. Arranqué con una búsqueda cerrada, aunque se corrió la bola y todo el mundo me mandaba material, que lo iba viendo. En ese momento apareció Toto, que recién estaba arrancando, y llegó por medio de Rafael Ferro. Hicimos el primer casting en una oficina, tranquilo, con mi celular, y le dimos un monólogo para que interpretara a Robledo Puch frente a cámara. Lo primordial era que se pareciera físicamente y que actuara bien, ya que era el protagonista. Toto se parecía, pero no había estudiado actuación. Sin embargo, cuando lo vi me pareció que re daba, era muy suelto y para ser su primer casting estaba mega, obviamente había que trabajar lo actoral. A continuación, empezamos la convocatoria, ya más abierta por redes sociales, en escuelas y en base de datos. K&S siguió con la búsqueda, pero se terminó decidiendo por Ferro”, relató Luna.

Te puede interesar
Últimas noticias