Emiliano Basile
06/10/2019 01:42

Cuando se retrata a una estrella de rock suele narrarse su ascenso a la fama, el éxito y el reconocimiento a nivel musical, aunque también, se explora el lado oscuro del artista, asociado al reviente, los excesos y el descontrol. Juansebastian (2019) gratamente elige otro camino, contar la actualidad de Juanse, el cantante de la emblemática banda Los Ratones Paranoicos, ahora abocado al cristianismo.

Juansebastian

(2019)

La historia la narra el mismo Juan Sebastián Gutiérrez -Juanse- entrevistado con el fin de que “cuente” cómo se convirtió en cristiano. El músico dice haber tenido una “revelación” que lo apartó de las noches de parranda para “encaminarlo” junto a Jesucristo. Desde entonces profesa la fe cristiana como buen devoto mientras sigue con su vida sobre el escenario.

Diego Levy (Novias - Madrinas - 15 años, Masterplan, All Inclusive) logra captar a un personaje maravilloso. Juanse siempre estuvo al lado de los grandes como Charly García o Luis Alberto Spinetta, sin embargo parecía estar en otro escalón aunque compartió escenario y noches de gira con ambos. Tal vez uno de los motivos por los cuales no tenía su propio documental que en buena hora, aquí nos llega. Justicia divina.

Este trabajo abre con un exquisito paralelo entre Juanse agitando a las masas en uno de sus tantos recitales y Juanse hablándole a los feligreses en su comunidad, planteando desde el inicio que no hay dos Juanses (el músico y el devoto) sino uno solo. Es la misma persona con su complejidad aquello que la vuelve sumamente atractiva como figura pública. El documental no necesita hablar de los excesos para generar entusiasmo en el espectador. Es la misma persona en uno u otro espacio el que produce ese imán con el público.

Vemos a Juanse en la actualidad, sobre el escenario, rezando en un monasterio, guiando a la banda cristiana de la iglesia o yendo al Vaticano a que el Papa Francisco bendiga a su comunidad. Hablan de él sus hijos, su madre y un monje. Esta diversidad dota de una humanidad encantadora al personaje.

Levy narra con cierto humor irónico las contradicciones de su personaje, sin nunca faltarle el respeto ni poner un ojo distante. Lo sigue con la ternura y admiración precisa para mostrarnos a un Juanse en plenitud, tanto por su carisma intacto como por sus contradicciones. Una verdadera estrella de rock.

8.0

Comentarios