Juan Pablo Russo
08/02/2020 18:07

Luis López Carrasco (El futuro), en su segundo film El año del descubrimiento (2020) propone una relectura de la historia y reivindica la verdad sobre  la quema del Parlamento de Murcia a manos de manifestantes en el crucial año 1992.

El año del descubrimiento

(2020)

El 3 de febrero de 1992, el año en que España se presentó al mundo con grandes pompas — la Exposición Universal celebrada en Sevilla, en honor al quinto centenario de la llegada de Cristóbal Colón al continente americano, y los Juegos Olímpicos que tuvieron lugar en Barcelona —, el Parlamento de la Región de Murcia ardió.

Mientras España invertía millones en la construcción de infraestructuras y la promoción de su modernidad, el Gobierno de Felipe González gestó una reconversión industrial  que impulsó la privatización de empresas públicas, la compra de compañías nacionales por parte de capital extranjero y varios expedientes de regulación y cierres. La transformación se cebó con Cartagena, una ciudad de 175.000 habitantes en la que los astilleros, las fundiciones y las fábricas de fertilizantes empleaban a más de 30.000 trabajadores, que de repente vieron peligrar sus empleos. Como el reverso Barcelona y Sevilla, la localidad murciana vivió varios meses de negociaciones sindicales que devinieron primero en manifestaciones y después en disturbios. Hasta que los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes acabaron con el Parlamento en llamas.

López Carrasco, que en ese momento era un niño, recupera este suceso para ofrecer, desde Cartagena, un nueva versión de los acontecimientos dejando que sean los testigos y protagonistas de aquellos sucesos ocultos por las esferas del poder los que ofrezcan su verdad. Así, durante tres horas –apenas intercalados con imágenes de archivo de noticieros y algunos anuncios televisivos que celebraban las inversiones llevadas a cabo en Cataluña y Andalucía–, con la pantalla partida en dos y un tratamiento de la imagen que la asemeja al home video de la época (la película se filmó en cinta magnética Hi8), un centenar de voces reclaman la reivindicación histórica que aún se les debe.

Con El año del descubrimiento, López Carrasco, no solo ofrece una obra comprometida y crítica con los sucesos acontecidos durante aquel año, sino que también revindica la lucha colectiva frente a la perdida de los derechos ganados.

8.0

Comentarios