Rolando Gallego
19/11/2019 14:41

A más de 25 años de su rodaje, finalmente Radio Olmos (2019) de Gustavo Mosquera (Moebius) llega a las pantallas transformada ya no en una película -lo que es- sino en un evento que terminará por demostrar aquello del para siempre del cine.

Radio Olmos

(2019)

Este rockumental es el registro del recital que el 17 de agosto de 1993, en el penal de Olmos reunió a los mejor del rock de por ese entonces. Letal, Hermética, ANIMAL, Massacre, Pilsen y Attaque 77 son sólo algunas de las bandas que formaron parte de la propuesta a la que el tiempo le ha permitido no solo decantar, sino, principalmente, sumar entrevistas y una idea que trasciende su propuesta.

Entre canciones y diálogos, Radio Olmos configura un retrato acabado acerca de aquello que el cine logra como soporte y medio artístico, transformándose en un registro vivo de la memoria cultural, y en este caso musical, de un pueblo que muchas veces se muestra indigno con sus ídolos.

Pensada como un mero registro del recital, hoy se supera ese hecho al atravesar más de dos décadas en clandestinidad por diversos motivos. Como película hoy trasciende su origen y permite reflexionar acerca del paso del tiempo, de la tiranía de la industria musical, y, principalmente, del oficio del realizador cinematográfico.

Gustavo Mosquera filma con sencillez el emblemático recital, y si bien el origen había sido el fílmico, hoy se lo muestra en otro soporte, hablando, sin querer también, de la historia del cine y los avances que lo han impulsado.

¿Cuántas películas podrían haber sido Radio Olmos? ¿Cuántas posibilidades de creación tuvo Mosquera desde el primer obstáculo que impidió que se estrenara antes? ¿Esos obstáculos cómo repercutieron en el producto final que se ve en sala?

Las respuestas, en pantalla, porque más allá de plasmar el encuentro entre la música y la población del Olmos, también registra algunas de las tensiones, miedos y contradicciones de los músicos que participaron de esta épica.

El salir finalmente a la luz, el poder conectar la creación y el instante mágico de las performances con nuevas generaciones o con aquellos participantes pero desde este presente, suman el plus a la propuesta.

En tiempos convulsionados, en donde las ideas se cuestionan, donde la rebeldía es un acto casi libertario pero sin una propuesta consolidada de transgresión y avance, Radio Olmos profundiza en el acto creativo y la conexión en el escenario, en su trascendencia más allá de la presencia en ese momento en el recital, borrando tiempo y espacio y encendiendo la pasión por el rock como ese día de 1993 pero en el cine y ahora.

7.0

Comentarios