Juan Pablo Russo
05/07/2017 22:14

En 2011 la directora Ana Piterbarg debutaba en el largometraje con un film protagonizado por Viggo Mortensen acompañado  de estrellas nacionales. Todos tenemos un plan, además de un elenco notable, tuvo un gran despliegue de producción y hasta una salida comercial poco habitual para un film que mezclaba lo autoral con el cine de género. Seis años después, lanza una segunda película en las antípodas de su antecesora. Una obra experimental, con un elenco de actores desconocidos provenientes del teatro under y filmada independientemente. Lo que si mantiene es la combinación de lo autoral con el género.

ALPTRAUM

(2017)

ALPTRAUM (2017) es una película de misterio por lo que develar demasiado de su trama sería atentar contra el espectador, y la obra en si misma. La historia se basa en una reversión de la leyenda de Krampus, un ser mitológico que aparece antes de fin de año para exigirles “ternura” a aquellos que se llamen Andreas. Los que no cumplan serán castigados a través de pesadillas. Andreas (Germán Rodríguez) es un actor que atraviesa ese acoso en sus sueños.

Ana Piterbarg filma en blanco y negro y a través de diferentes formatos una película que remite en muchos aspectos a la Nouvelle Vague como también a directores de la talla de David Lynch y Roman Polanski. Una suerte de caja china de la que se desprenden capas que juegan con la realidad y la fantasía. Como David Lynch en El camino de los sueños (Mulholland Drive, 2001), ALPTRAUM (pesadilla en alemán) son sueños dentro de sueños o, en este caso,  pesadillas dentro de pesadillas. Un laberinto en el que Andreas deambula sin encontrar una salida.

Misterio, fantasía, terror, drama, comedia, son los ingredientes que conforman una película que le permitió a la cineasta experimentar, mezclar formatos, buscar un tono de actuación diferente, arriesgar en todo sentido. Sin duda después de un debut como el que tuvo hubiera sido más fácil probar por caminos más cómodos y convencionales, pero al igual que el personaje central de ALPTRAUM decidió meterse en un laberinto. El mismo laberinto al que también deberá ingresar aquel espectador que decida atravesar esta aventura.

6.0

Comentarios