Juan Pablo Russo
07/06/2017 15:47

La Soñada (2017), ópera prima de Alejo Dominguez, tiene un punto a favor y varios en contra. A favor hay que destacar su corta duración de apenas un poco más de una hora. En contra su pretenciosidad y aires de pseudointelectualidad desmedida.

La Soñada

(2017)

La historia versa sobre Victoria (Romina Richi), una guionista bloqueada y con trastornos psicológicos, a la que su jefe manda a una estancia para que pueda escribir el tratamiento de una próxima película. La soñada, el nombre de la estancia, está situada en Córdoba, y allí se encuentra el hijo de éste, Marcos, (Iván González) y Eva (Bárbara Lombardo), una amiga con derechos – así la define Marcos- por la que Victoria sentirá un irresistible deseo.

La Soñada lleva el punto de vista de Victoria (o de la voz de su mente) por lo que nunca sabremos si lo que sucede es verdad o parte de la imaginación. La historia que Victoria vive es paralela a la del personaje creado para la película por ella misma y que es manipulado de acuerdo a la potencia dramática necesaria (y de sus intereses personales). Este punto resulta interesante en la mezcla entre ficción y realidad y como ambas se interconectan.

Pero el principal problema al que se enfrenta La Soñada, no es la idea, ni su imagen ultra estilizada, ni su hiperrealismo, ni las actuaciones un poco desbordadas y sin contención, sino querer pretender mucho más de lo que es y poner en escena a tres personajes que derrapan frases con aires de superioridad intelectual en medio de diálogos banales. Si esto fue pensado adrede para retratar a cierta frivolidad de la sociedad vernácula intelectualoide no funciona en lo más mínimo y resulta poco creíble por la forma en que los personajes fueron concebidos y se manejan.

La Soñada es una película fallida que extrañamente se estrena en medio de un cono de silencio, situación que no hace más que justificar que esto tiene más que ver con con un deber (habrá algo para cobrar por lo que necesitan estrenarla) que con un querer (de antemano avecinan un fracaso de público y crítica).

3.0

Comentarios