Emiliano Basile
15/05/2017 17:43

Este documental realizado por Florencia Mujica pone en relieve las prácticas invasivas que recibe una mujer al momento de parir. Si bien es mostrado de manera cruda y violenta que genera una indignación al instante, es cierto que la mayoría de las clínicas no respetan la Ley de parto humanizado Nº 25.929. La película no busca exponer causas sino dar a conocer una realidad dolorosa e invisibilizada por la que pasan la mayoría de las mujeres.

Parir

(2017)

La Ley de parto humanizado Nº 25.929 sancionada en 2004 y su reglamentación en octubre de 2015 (decreto 2035/2015) se planta firme sobre los derechos de madres y padres a vivir el trabajo de parto, parto y posparto con libertad de decisión, consciencia y respeto. Esto en la realidad no sucede, las familias son privadas de elegir el modo de vivir uno de los momentos de mayor trascendencia en sus vidas del modo que quieran. El relato de tres mujeres a las cuales el documental acompaña en sus embarazos así lo demuestra.

Un médico obstetra explica una serie de cuestiones que tienen que ver con los tiempos de la clínica y la seguridad que otorga la cesárea en estadísticas. La veracidad de lo contado por el médico suena indiscutible y al mismo tiempo, poco sensible. Del mismo modo, tantas familias aceptan el diagnóstico de su obstetra como si fuera la única posibilidad. La película no depara en mostrar los cruentos detalles de partos por cesárea y los contrapone con un parto natural en condiciones ideales realizado en la Maternidad Estela de Carlotto, lugar icono del parto respetado que demuestra que otra manera de dar a luz es posible.

Dos enfermeras de esta maternidad ejemplar cuentan a cámara sus concepciones de nacimiento y de vida al respecto, el carácter especial del momento tanto para la familia como para el bebé recién llegado. Sin embargo, cada día más mujeres son sometidas a una situación traumática: Medicaciones innecesarias, posición de parto no recomendada (es la más útil para el médico), aislamiento y separación rápida del recién nacido, son algunas de las vivencias sufridas por un alto porcentaje en la Argentina, desconocidas por completo por la sociedad.

Más allá de algunos maniqueísmos este trabajo tiene el valor de mostrar y decir aquello que se oculta: se puede dar a luz de otra manera. El fin es dar a conocer esta historia y que las mujeres en ese momento de vulnerabilidad puedan hacer respetar sus derechos. Poder elegir, nada más ni nada menos, la manera de recibir a sus hijos.

6.0

Comentarios