Emiliano Basile
10/09/2015 12:00

Si se hubiese realizado en Hollywood El desconocido (2015) estaría protagonizado por Nicolas Cage, pues su forma y estética replica a los thrillers de acción con componente dramático. Para bien y para mal.

El desconocido

(2015)

El desconocido, dirigida por Dani de la Torre, es de esos thrillers “contra reloj” donde el protagonista (en escena casi todo el metraje) tiene un tiempo X que se va disminuyendo para resolver una cuestión que será de vida o muerte. Como en estos relatos también (vale mencionar Contrarreloj con Nicolas Cage, o Séptimo con Ricardo Darín) el conflicto parte de una idea mínima pero ultra potente que pondrá en vilo a la platea durante los noventa minutos. Ahora también sucede, que la trama se torna inverosímil en determinado momento debido a la cantidad de problemas que se le presentan al personaje en esa situación de crisis. Todo eso sucede aquí.

La historia comienza cuando Carlos (Luis Tosar), un hombre de negocios que se dedica a las finanzas, de buena posición económica pero con su familia en plena crisis, recibe un llamado telefónico en su auto con sus dos hijos a bordo, que le indica que hay una bomba debajo de sus asientos y, si se bajan, explota. Para evitarlo debe transferir una importante suma de dinero a la cuenta del mensajero.

Mezcla de Máxima velocidad (Speed, 1993) con la escena del inodoro en Arma Mortal 2 (Lethal Weapon 2, 1989), El desconocido habla -como se intuye- de la crisis económica en Europa, haciendo una suerte de mea culpa al estilo Hollywood. En cuanto a este punto el thriller de acción pasa a ser una película pretensiosa que “habla de otra cosa”. No quiere decir que no deba hacerlo, pero es lo forzado de su manera aquello que termina de perder la débil verosimilitud que el thriller mantenía.

El director Dani de la Torre hace lo imposible por sostener el vértigo y la tensión del relato en buena parte de su desarrollo. Y lo logra con virtuosos planos secuencias que giran alrededor de personajes y del auto en cuestión (a toda velocidad), y un pulso para la coreografía de acción que nada tiene que enviarle a producciones norteamericanas.

En definitiva, El desconocido entretiene y atrae con su propuesta simple y efectiva pero se diluye, no solo cuando comienza a sumar situaciones imposibles en su desarrollo argumental, sino cuando se vuelve pretensiosa y busca insertar la redención en una historia que no la necesitaba.

5.0

Comentarios