Ezequiel Obregón
19/04/2015 12:43

La realizadora Flavia de la Fuente entrega con El paseo (2014) una apuesta en las antípodas del cine narrativo. “Cine conceptual” que interesará a algunos y producirá rechazo en otros.

El paseo

(2014)

San Clemente del Tuyú. Mañana de un día no laborable, posiblemente un domingo. Al menos, eso queda claro al ver que las veredas están, en la mayoría de los casos, vacías. En esta película, los espectadores veremos muchas veredas. Muchas. Planos fijos de casas de un barrio de clase media / clase media-baja; uno de los tantos que configuran un extensísimo mapa urbano de la Argentina. Flavia de la Fuente nos “pasea” por un espacio que en temporada está consagrado al ocio, pero que aquí muestra otras variables; la vida íntima que transcurre dentro de esos hogares, el sonido de algunos pocos vecinos y vendedores ambulantes, el ladrido de varios perros.

Si bien esta es una propuesta que para muchos puede ser inédita, uno de los antecedentes también programado en el BAFICI es el film Profit motive and the whispering wind (2007), de John Gianvito. Pero mientras esa película trabaja sobre la historia norteamericana a partir de lápidas y mausoleos de personajes célebres, en El paseo no hay marcas históricas definidas, más allá de que es evidente que las casas registradas corresponden a un tiempo y lugar bien definidos. Hay un espíritu cándido que se establece en el transcurrir de esas imágenes; tal vez porque el paseo, como tiempo para deambular sin propósito más que el mero “deambuleo”, genera ese placer propio de la mecánica del caminar sin presiones ni trayectorias específicas. Si de la Fuente quería proponer una experiencia, sin lugar a dudas lo ha conseguido.

7.0

Comentarios