Juan Pablo Russo
21/04/2013 16:55

Tras una destacada carrera como cortometrajista María Florencia Álvarez debuta con el largo Habi, la extranjera (2013), una película que principalmente habla sobre la búqueda de la identidad.

Habi, la extranjera

(2013)

Analía (Martina Juncadella) viene del interior a Buenos Aires y entre las tareas que tiene que realizar en la gran ciudad está la de encontrarse con alguien de la comunidad musulmana. Al llegar al lugar se sorprende con un velatorio con los rituales típicos. A partir de esa situación, Analía se sentirá seducida por todo lo que rodea a la comunidad e intentará convertirse en una más de ellos. Aunque siempre será una extranjera.

La ópera prima de María Florencia Álvarez utiliza la excusa de la introducción de un extraño dentro de una comunidad que le es ajena en todo sentido para hablar de la identidad y la búsqueda de ese lugar en el mundo que tan bien supo retratar Adolfo Aristarain allá por el año 92 con su película homónima, tema al que ahora la novel autora vuelve a darle una  vuelta de tuerca.

Habi (el nombre que utilizará Analía para sentirse uno más de ellos) no está contenta con la vida que tiene y obviamente quiere ser otra persona. Por eso adquiere otra personalidad cómo la que en la mayoría de los casos toman los adolescentes en plena crisis de tener que encontrarse con quienes realmente quieren ser. Los lugares comunes de ser punk o rocker, emo o flogger, cumbiero o rastafari son a los que mayoritariamente se recurre para mostrar ese proceso. Pero Analía elige otra tribu para pertenecer. Tal vez mucho más osada y menos permisiva.

La realizadora aprovecha esta elección para a su vez  mostrar el mundo que rodea a la comunidad musulmana en Argentina. Casi de manera antropológica va recorriendo a través del interés de la protagonista los modos y costumbres de quienes viven de una manera diferente, claro que según el punto de vista de quien sea el observador.

Con notables trabajos actorales e impecable desde lo técnico Habi, la extranjera es un muy buen desembarco en el largometraje de María Florencia Álvarez, una cineasta, constructora de climas intensos y atmósferas bucólicas, a la que se debe seguir con mucha atención.

6.0

Comentarios