Juan Pablo Russo
06/06/2011 13:34

A través de de una serie de elementos cinematográficos, Goyo Anchou y Peter Pank reconstruyen en La peli de Batato (2011) no sólo la vida y obra de quien fuera uno de los referentes de la movida teatral post dictadura, sino también la historia del movimiento under y su influencia cultural en la Argentina de hoy.

La peli de Batato

(2011)

La película toma como punto de inicio una tesis cinematográfica que Peter Pank realizó con Batato Barea a principios de los 90. El binomio reformula ese material para construir, junto a una serie de imágenes cedidas por el propio Batato antes de su muerte, una consistente biografía sobre uno de los referentes actorales de los años en los que el Parakultural era el templo de la vanguardia argentina.

El documental mantiene una impronta fiel a la del personaje que muestra. Así se nutre de una serie de elementos plásticos que sirven para brindarle dinamismo y no caer en el típico formato periodístico. Pantalla dividida, sobreimpresiones de imágenes, composición sonora en varios planos, testimonios actuales fundidos con imágenes de archivos, sirven para que la forma elegida de acercarnos la historia sea afín a la historia. Mostrar la vida de Batato siguiendo ciertos parámetros característicos del documental clásico hubiera sido una traición, y esa ruptura termina siendo uno de los puntos en donde el documental adquiere una dimensión aún mayor. Son 150 minutos de historia pero con el virtuosismo de no descuidar el ritmo narrativo y mantener al espectador atento a la recepción del texto fílmico. Si existía el prejuicio –inexacto- de que el documental aburría, y si es largo mucho más, La peli de Batato rompe con ese preconcepto.

Resulta interesante la cantidad de personajes que aparecen brindando testimonio sobre Batato y su época, algunos hoy convertidos en estrellas mediáticas. Así desfilan Antonio Gasalla, Alejandro Urdapilleta, Humberto Tortonese, Verónica Llinás, Carlos Belloso, María José Gabín, Alejandra Flechner, entre otros, hablando de lo bueno y lo malo, de semejanzas y diferencias, de egos y divismos, de quiebres estéticos y clasicismo, de olvidos y reconocimientos, de una época pasada que los marcó y de un futuro que los consagró. El esfuerzo para conseguir a cada una de las “figuritas difíciles de la farándula vernácula” es un mérito de especial reconocimiento.

La peli de Batato es un viaje por la vida de quien fuera un referente para la movida cultural de los años 80. Pero también un recorrido por un período histórico del que casi no hay material de archivo y que Goyo Anchou y Peter Pank se encargan de retratar de manera concisa. Una película de visión imprescindible para entender el “movimiento parakutural” y conocer en profundidad a quien marcó la época dorada del under argentino.

8.0

Comentarios