Ezequiel Boetti
03/11/2010 15:32

Tercer entrega del ciclo El documental del mes, Pensioners Inc. (2008) aborda la historia de una fábrica que se caracteriza por la contratación de jubilados y pensionados. Demasiado clásico en su factura, ameno en su escaso metraje, el film se apoya en el carisma y franqueza de sus protagonistas.

Pensioners Inc.

(2008)

Vita Needle tiene 35 operarios, un jefe y decenas de máquinas: nada por fuera de la imperiosa rutina de una empresa dedicada a la manufacturación de agujas y tuberías. La peculiaridad radica en que las edades de los empleados oscilan entre los 75 y 96 años.

El director polaco Bertram Verhaag pone la cámara al servicio de la rutina de los empleados. Muestra sus pasos cansinos, su técnica parsimoniosa pero regular, el constante devenir diario al que acceden siempre y cuando puedan subir la escalera que los separa de la puerta. En ese pequeño acto en apariencia nimio el film expone sus mejores cartas. Verhaag logra en menos de una hora un fino delineamiento de cómo los límites se trastocan con el derrotero de la vida sin que eso anule la quinta escencia del ser humano. Porque ellos no van allí por el dinero, quieren la sana certeza de que aún están vigentes y en plena utilización de sus capacidades independientemente que el sistema se empecine en decirles lo contrario. Bajo la liviandad de sus charlas, las humoradas propias de la cercanía continua del trabajo, palpita una lucidez que, a diferencia del físico, no se oxida.

Si todo documental es un recorte de la realidad, el polaco elige apenas una faceta del emprendimiento. Decisión no necesariamente incorrecta, pero sí poco correspondida con la idea de documentar el funcionamiento pleno de una empresa. Pensioners Inc. deja la sensación que no estamos ante una entidad con fines de lucro sino a una iniciativa propia de un recreo, de un eslabón más de una cadena pensada para el bienestar psicológico de los empleados. Verhaag soslaya el elemento fundacional de cualquier empresa, no habla de dinero, de rentabilidad ni de números sino que se queda en la superficie de la felicidad y alegría de los protagonistas.

Pensioners Inc. muestra que no existe ley ni reglamento que disponga el pase a servicio de la utilidad y lucidez. Más allá de visión demasiado ladeada hacia la tesis, Verhaag consigue un film eficaz e interesante. Es el nieto que todos los empleados de Vita Needle quisieran tener.

6.0

Comentarios