Alejandro Turdó
16/04/2017 20:19

El actor noventero devenido en director Peter Berg completa su ”trilogía patriótica” pro-yanqui con Día del atentado (Patrios Day, 2016). Al igual que en El sobreviviente (Lone Survivor, 2013) y Horizonte profundo (Deepwater Horizon, 2016) vuelve a hacer equipo con Mark Wahlberg para retratar un hecho verídico que tocó de cerca al pueblo estadounidense: el atentado de la maratón de Boston.

Día del atentado

(2017)

Con un mix de hechos reales y personajes ficticios se nos presenta el antes, durante y después del atentado perpetrado el 15 de Abril de 2013 por dos hermanos Tamerlán y Dzhojar Tsarnáev en el que murieron 3 personas y hubo múltiples heridos, lo que derivó en una cacería humana de 4 días en busca de los responsables.

El esquema coral que involucra al propio Wahlberg junto a otras estrellas clase A como John Goodman, Kevin Bacon, J.K. Simmons, Michelle Monaghan y Melissa Benoist, entrelaza múltiples historias que tienen lugar durante la tragedia y retrata lo sucedido desde distintos ángulos, en pos de aumentar el realismo. La inclusión de material verídico registrado durante el atentado no hace otra cosa que sumar valor agregado a la propuesta.

Por una vez Mark Wahlberg puede aprovechar con justificación geográfica y guionística su acento nativo de Boston, para interpretar irónicamente al único personaje ficticio de este film basado en hechos reales.

Tomando como norte el libro de Casey Sherman “Boston Strong”, la película -a pesar de su propio título- evita en gran medida la tentación de caer en el cliché del patriotismo chavacano de bandera americana ondulante en el viento, y de manera similar a lo hecho en Horizonte profundo pone mayor énfasis en retratar la unión de una comunidad de hombres y mujeres enfrentando la adversidad.

La baja concentración de patriotismo por fotograma también se hace evidente en la representación que se hace de las fuerzas especiales norteamericanas y la facilidad con que los procedimientos “de manual” puede irse al demonio en un segundo, dejando todo librado a la desprolijidad más absurda. Una película correcta que se mantiene dentro de sus cabales sin olvidarse nunca del peso de aquello que se está narrando.

7.0

Comentarios