Juan Pablo Russo
18/03/2015 21:56

En El Gurí (2015) Sergio Mazza (El amarillo, Gallero, Graba, Natal) retrata la vida de un niño que, abandonado por su madre y sin un padre presente, debe lidiar con su hermanita, aún una bebé, mientras deambula entre una serie de personajes que le escaparán a la responsabilidad de tener que hacerse cargo de los hermaos.

El Gurí

(2015)

Gonzalo (gran trabajo de Maximiliano García) es el gurí al que refiere el título de la película. Un niño al que vemos recorrer las calles del pueblo llevando el carro con su hermanita de apenas unos meses. Su madre se ha marchado y ni sus hijos ni el espectador sabrán el motivo hasta muy avanzando el metraje. Gonzalo está a la deriva en un mundo que no quiere hacerse cargo de dos niños que no tienen donde ir y donde el mayor de ellos deberá afrontar la situación sin tener la edad y las herramientas necesarias.

Gonzalo va a lo de Felipe (Federico Luppi) quien le da de comer o a lo del veterinario Julio (Daniel Aráoz en un registro nunca antes visto) para ayudarle con el cuidado de los animales. Todos se muestran preocupados por la situación que atraviesan pero todos les escapan al hacerse cargo. Los mismos seres que se consternan por el abandono de un animal parecen inmutables ante la suerte de los dos niños. Mazza construye un paralelismo de lo que muchas veces pasa en la realidad sin la necesidad de remarcar o apelar a subrayados innecesarios o golpes de efectos. Lo hace de la misma manera que muerte de un oso polar en el zoológico es una preocupación nacional y no la de un hombre que dormía en la calle.

Si hay un elemento del que Mazza se nutre es el del manejo de la información. Ni los personajes ni el espectador sabrán el porqué de algunos hechos hasta que haya transcurrido un tiempo prudencial del metraje y eso hará que a medida que los acontecimientos sean develados la mirada hacia los personajes vaya cambiando. Ni la madre abandónica será el demonio ni Julio un santo.

Hay en el cine de Mazza una búsqueda estética interesante, ya sea desde la concepción visual (cada plano presenta una estilización que lo hace único) como en la forma morosa de narrar la historia, algo que venía demostrando con sus anteriores films y que acá consolida de manera más lineal pero manteniéndose fiel a un estilo y a cierto tipo de cine.

7.0

Comentarios