Suspenso en salas

A través de su ópera prima, Nicolas Galliano indaga en “El rectángulo de ángeles”

“El aprendizaje en el cine es el error”, señaló el cineasta en una entrevista exclusiva con EscribiendoCine.

A través de su ópera prima, Nicolas Galliano indaga en “El rectángulo de ángeles”

Tras haber realizado 12 cortometrajes en los que expone la crudeza, la sangre, el gore y lo bizarro, Nicolas Galliano presenta su ópera prima titulada El rectángulo de ángeles (2024), en la que fusiona los elementos anteriormente mencionados en un relato de mayor duración. Se trata de un largometraje que sigue a Nina (Ailín Salas) y Rafa (Nicolás Goldschmidt), una típica pareja porteña, cuyas vidas pueden cambiar en un instante, luego de ser invitados a una cena en un glamoroso restorant. Salir con vida de allí solo depende de una cosa: el rectángulo de ángeles.

La cena en el local gastronómico se convierte en un hecho memorable, no por el disfrute de sus comensales, sino por lo trágico, ¿en qué circunstancias nació la idea?
La idea general nace de dos momentos. Uno fue estar cenando en el bar de un amigo e imaginarme justamente eso, ser partes de una toma de rehenes. Por eso en la creación de los personajes decidí que sean los más cotidianos posibles, nada de surrealismo, que la gente sienta que a cualquiera le puede tocar: una pareja a punto de separarse, una pareja tratando de revivir su llama, dos amigas de esta nueva generación, una viuda y un personaje misterioso que siempre vemos en un bar. El otro punto fue el tema de la militancia, que es tomado con humor y es más un tema personal, decidí incluirlo y podía funcionar.

A lo largo del filme se desarrollan las historias de diferentes personajes, con sus respectivas vicisitudes, que confluyen en el conflicto principal ¿cómo fue abordar la coralidad del relato?
En un principio lo que quería era que las historias de todos los personajes no tengan nada en común ni que el conflicto tenga que ver con ellos, excepto uno. Si bien soy fanático de los plot twist, no quería el abuso de ese recurso y buscaba que el tercer acto se viva casi en tiempo real, como se viviría en una situación extrema de esa índole.

Previamente a “El rectángulo de ángeles”, realizaste más de diez cortometrajes, ¿cuáles fueron los principales aprendizajes que obtuviste en estos proyectos y trasladaste a tu primer largometraje?
El aprendizaje en el cine es el error. Cada corto que fui realizando, al terminarlo lo miraba y decía 'esto no tengo que repetirlo', y por ahí no lo repetía y encontraba algo nuevo. Si bien uno está en constante aprendizaje en el cine, y creo que es un vivir aprendiendo, jamás uno está conforme y es una forma también a superarse constantemente y vivir en una constante competencia contra uno mismo. Y cómo lo trasladé a un largo, sinceramente lo único que sentí es la diferencia de días y horas de rodaje, y una producción un poco más grande.

¿Cuáles fueron los principales retos, a nivel narrativo y/o técnico, que tuviste que afrontar en  “El rectángulo de ángeles”?
Tuvimos varios retos, ya que es una película independiente, a pulmón, cada detalle que parece simple para una producción chica es enorme, lidiar con muchos actores también fue un desafío. Recuerdo que, al venir de hacer cortos, la vez que tuve más actores para dirigir habían sido seis en set, acá el elenco es muy grande y a la vez cuenta con figuras, pero fue una hermosa experiencia. También grabar en una ciudad que no tiene una escuela de cine o actividades relacionadas al cine era un desafío constante, pero la pasé muy bien y me gustó el resultado final.

A modo de balance, ¿qué significado personal y profesional te representa esta película?
¡Uf, significa muchísimo! Son como sueños que voy cumpliendo, es un principio era hacer un corto, lo cumplí, y llegué a realizar 12. Otro sueño era estar en festivales y logré con algunos cortos estar en festivales consagrados y gané un premio con el cortometraje Mia, sueño cumplido. Y siempre me decía que antes de los 40 quería tener mi película, como para cerrar, y lo logré a los 37, así que le gané por tres años.

En cuanto a tu presente y futuro en el mundo audiovisual, ¿tenés algún otro proyecto en mente o en proceso de desarrollo?
Sí, proyectos tengo varios, lo primero que queremos, una vez estrenada El rectángulo de Ángeles, es empezar la pre producción de la precuela, ya que esta película es parte de una trilogía llamada Gualeguay. Así que esperamos llevarla a cabo y este año estar trabajando nuevamente en un rodaje.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS