Netflix

Crítica de "Adagio": Stefano Sollima y un thriller testosterónico cargado de suspense y corrupción

En el envolvente entramado de "Adagio" (2023), el director Stefano Sollima, conocido por su trabajo en "Suburra", teje una red intricada de suspense, corrupción y redención. Presentada en la competición de la 80.ª edición de la Mostra de Venecia, esta película se alza como un sólido exponente del thriller contemporáneo, enriquecida por las interpretaciones de Pierfrancesco Favino, Gianmarco Franchini y Toni Servillo.

martes 14 de mayo de 2024

La trama nos sumerge en el oscuro y peligroso mundo de Manuel, un joven de dieciséis años interpretado con notable delicadeza por Gianmarco Franchini. Hijo de un antiguo delincuente conocido como Daytona, un exmiembro de la banda Magliana, ahora recluido en su hogar debido a una enfermedad mental, Manuel se ve arrastrado a un torbellino de corrupción y violencia urbana cuando es incriminado por agentes corruptos de los Carabinieri en un delito que no cometió.

Lo que parecía una tarea simple, tomar fotografías en una fiesta gay donde asiste un reconocido político, se convierte en un peligroso juego mortal cuando Manuel descubre que ha sido manipulado para participar. Con la presión en aumento y los chantajistas pisándole los talones, Manuel se ve obligado a huir en un intento desesperado por salvar su vida.

Pero la huida solo lo sumerge más profundamente en un laberinto de secretos y traiciones. Consciente de que está atrapado en una trama mucho más grande de lo que jamás imaginó, Manuel busca la ayuda de dos amigos leales de su padre, quienes arriesgan todo para protegerlo.

El elenco, encabezado por Favino y Servillo, aporta profundidad emocional y autenticidad a sus respectivos personajes. Favino, en particular, brilla con una interpretación camaleónica como Camello, un criminal endurecido que se ve obligado a enfrentar su pasado mientras lucha contra un cáncer devastador. Por su parte, Servillo cautiva con su retrato de Daytona, un hombre atormentado por sus acciones pasadas y su deterioro mental.

La cinematografía evocadora y la atmósfera opresiva de la Roma nocturna contribuyen a crear una sensación de inquietud constante, mientras que la partitura musical, sutil pero efectiva, subraya perfectamente la tensión y el suspense.

A través de Adagio, un thriller testosterónico que se desarrolla con un ritmo frenético, Sollima nos sumerge en una narrativa absorbente que está llena de giros inesperados y tensiones crecientes que alimentan la intriga y la emoción. En este mundo de sombras y ambigüedades morales, los límites entre el bien y el mal se desdibujan, y la redención parece estar siempre fuera de alcance.

8.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS