Dossier

La vertiente estética del póker y su relación con el cine

La vertiente estética del póker y su relación con el cine
lunes 05 de febrero de 2024

El juego de cartas más famoso tiene una importante dimensión estética que supone un componente esencial de su atractivo. Así, la imagen juega un rol esencial desde en el propio diseño de las cartas hasta en la escenografía de las partidas hig stakes de altas apuestas. 

Tampoco se puede obviar la importancia de la estética en la vertiente digital del juego. Un aspecto que es cuidado hasta el mínimo detalle, sin ir más lejos, en la plataforma online de referencia ahora mismo para jugar poker dinero real, que en sus distintos formatos de partidas ofrece interfaces de usuario que conforman siempre un entorno de juego agradable y visualmente atractivo.

La identidad visual del póker 

El diseño de la cartas es el corazón de la identidad visual del juego, destacando en este sentido una iconografía y colores característicos, que se retrotraen a los inicios del póker y que se han mantenido hasta ahora.

Así, a la serie compuesta por números y figuras se añaden los característicos iconos de tréboles, diamantes, corazones y picas asociados al color rojo o al negro, lo que más allá de la identificación de cada carta en su conjunto, da lugar a un imaginario estético propio, que forma parte del propio ADN del juego.

Con todo, respetando esta identidad básica hay variaciones significativas, entre ediciones de barajas más tradicionales y las que incorporan diseños vanguardistas, ediciones especiales de coleccionistas, versiones digitales que tienen una estética más minimalista para no sobrecargar visualmente al usuario que juega online, etc.

En lo que respecta a las fichas de póker, aunque también hay diseños estandarizados, las variaciones pueden ser mayores, así como en todo lo relativo a personalización de acabados y uso de materiales especiales para crear unas texturas que provoquen una sensación táctil particular.

Y ya por último, el otro gran elemento característico de las partidas de póker, las mesas de juego, tienen igualmente un tapete verde bastante icónico, que en ocasiones también se emula en las partidas online de múltiples jugadores, ya se trate de réplicas digitales o de mesas reales en el caso de las timbas que se juegan en vivo mediante conexiones en streaming.

La estética de los torneos de póker

Hay múltiples vertientes visuales que resultan muy interesantes de analizar en los torneos, ya que por un lado tendríamos la dimensión de competición/espectáculo, que es seguido por muchos espectadores, y por ello ofrece una estética y crea una atmósfera orientada a su seducción.

Esto implica un diseño del espacio de juego, una escenografía y hasta una iluminación muy trabajadas, cuidándose cada detalle como si de una producción cinematográfica o teatral se tratase.

Para las retransmisiones vía streaming de estos grandes torneos se introducen elementos como gráficos y estadísticas que son presentados de un modo visualmente atractivo para atrapar al espectador, más allá de que los datos que se le presentan con estos recursos les sean útiles para estar informados sobre el transcurso de la partida, el background de los diferentes oponentes, aspectos curiosos, etc.

Otro elemento relevante a analizar, que forma parte de la identidad visual del póker, es la estética de los jugadores, que salvo excepciones suelen apostar por atuendos de colores fríos o neutros.  Mientras que el uso de complementos como gorras y gafas de sol si bien pueden resultan coherentes con una estrategia de juego, a la postre acaban de ser un elemento característico más de la estética de este tipo de partidas.

El póker en el cine y las series

El juego ha aparecido asociado al glamur de los casinos en infinidad de películas, que van desde las producciones de James Bond hasta algunas de las mejores obras de Martin Scorsese, director que no para de cosechar merecidos reconocimientos. Pero junto a esta estética elegante, también habría representaciones en las que se profundiza en una imagen más casual y cotidiana, por ejemplo cuando el póker aparece en filmes y series como actividad de ocio de amigos, que se juntan a jugar sus timbas caseras de manera periódica, como ocurre sin ir más lejos en la serie I'm Sorry, protagonizada por la cómica Andrea Savage, a quien vemos en numerosos capítulos aprovechando las partidas con sus colegas de profesión y amigos para compartir anécdotas y filosofar de manera poco ortodoxa, siendo eufemísticos.

En cualquier caso, todo lo visto permite detectar que en la representación actual del póker conviven una vertiente estética sofisticada y otra más desenfadada. Aunque todavía habría una tercera que conecta con el mundo de los videojuegos y del streaming, que correspondería al poker online y a los campeonatos que atraen a un público más joven.

Así vemos la riqueza a todos los niveles que tiene el póker, un juego que condensa múltiples matices, y cuya complejidad se traduce también en un imaginario diverso y una estética poliédrica. Por mucho que tenga cierta base de identidad visual definida y predeterminada por el diseño de elementos como la baraja, las mesas o las fichas.

Además, hay que tener en cuenta que la estética actual del póquer tiene una dimensión física y otra digital, que eso sí probablemente en el futuro puedan fundirse cuando estén plenamente desplegadas las posibilidades de la Realidad Aumentada, algo que inevitablemente también redimensionará la identidad visual del juego.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS