Prepagos de Dulzón en Bogotá confiesan placeres junto a sus clientes

Prepagos de Dulzón en Bogotá confiesan placeres junto a  sus clientes
lunes 28 de noviembre de 2022

Dentro de la sociedad que se forma entre las damas de compañía y sus clientes es normal que se origine cierta confianza e intimidad que las lleva a confesar sus inquietudes, gustos y placeres, algo que las prepagos de Dulzón en Bogotá también han desarrollado.

Se trata de una situación normal cuando dos personas se conocen a lo largo de reiterados encuentros, sobre todo aquella clientela fija que las prepagos online van
desarrollando.

Sin embargo, dichos placeres confesados muchas veces forman parte de esa clandestinidad desconocida para aquellos ajenos a dicho círculo.

Tuvimos el privilegio de conocer un poco más acerca de estos secretos entrevistando a algunas simpáticas escorts de Bogotá que con mucha amabilidad nos concedieron estas entrevistas. Les advertimos que habrá sorpresas.

Placeres de prepagos de Dulzón y sus clientes

En esta interesante serie de entrevistas, las escort online fueron muy francas y directas con nosotros, pero para nuestra sorpresa no todo fue sexo en Dulzón, también existen muchos placeres mundanos que ellos disfrutan enormemente y que son parte de su sensualidad y carisma natural.

Mucho sexo, siempre

Ariel, una atrevida merideña, fue directa y enfática acerca de aquellos placeres sexuales que le ha confesado a sus clientes: “hay cosas que me encantan, me gusta un hombre fuerte que me sepa dominar, es demasiado excitante sentir una penetración intensa y completa, sintiendo sus brazos fuertes y musculosos dominarme desde el principio hasta el final”.

Este nivel de intensidad y entrega Ariel solo la ofrece especialmente con sus clientes más asiduos y de confianza porque ella entiende que se trata de un servicio que ella ofrece y no al revés, sin embargo, es tanta la confianza que ella se abre a ellos y también propone.

“Claro, por supuesto, el cliente es el que manda, pero cuando llego a cierto nivel de intimidad con un hombre al que ya le conozco los gustos y las afinidades suelo abrirme así y pedirle algo a cambio que sé que el también disfrutará”, afirma sonriendo.

Tiffany, otra ardiente morena de scort online de Bogotá, es una auténtica devoradora de pasiones y no escatima confesar sus placeres más íntimos a sus clientes.

“Me encanta el sexo anal, es mi placer más íntimo y soñado porque prefiero esa penetración a la vaginal, es la que más orgasmos me produce. Algunos de mis clientes me buscan porque saben que siempre estaré abierta a que experimenten de manera extrema conmigo”, dice con entusiasmo.

Todas las prepagos de Dulzón en Bogotá están dispuestas a ofrecer el llamado “griego”, que es como se le conoce al sexo anal, pero obviamente hay algunas más renuentes mientras que otras como Tiffany lo prefieren por encima de cualquier otra cosa.

“Creo que tiene que ver con mi naturaleza y mi afición a lo extremo. Me encanta la música fuerte, los bailes extremos, el alpinismo, lanzarme en bengie y por supuesto el sexo anal”, exclama sonriendo con mucha picardía.

Para otras mujeres como Adelaida, una pelirroja natural, su placer es que la acaricien y besen todo el tiempo, eso la hace sentir especial, amada y querida.

“Yo estoy consciente que brindo un servicio integral donde ofrezco fantasías, atención y mucha atención de primera a mis clientes, pero cuando alcanzo ese nivel de confianza, en especial con los hombres más lindos y detallistas, les pido que me complazcan en mis placeres intensos”, expresa Adelaida.

“No importa la posición en que me penetren, pero que me acaricien mucho y me besen mucho por todos lados”, confiesa.

Al igual que a cualquier otra chica, las scort en Dulzón también les gusta sentirse querida, así sea simplemente dentro del juego de roles:

“A veces lo hacen como parte del juego ¡no les estoy pidiendo matrimonio, tranquilos!”, exclama muerta de risa.

Luego Adelaida aclara que “sí me gusta un detallito cuando nos tenemos esa confianza, eso sólo se los pido a aquellos clientes muy especiales”.

Un detalle de caballerosidad

Así como ellas complacen también le gusta ser complacidas. No pocas chicas prepagos de Dulzón afirmaron que un placer que le confesaron a sus clientes era ser atendida con caballerosidad y detalles sencillos pero bonitos.

“Al ser escorts online de lujo estamos más que acostumbradas a atender a importantes empresarios que siempre se desviven por nosotras: nos llevan a los mejores restaurantes, los mejores vinos, suites presidenciales, spa de lujo y todo eso, pero un placer que me encanta es sentirme como una auténtica dama”, expresa Ámbar, una de las prepagos de Dulzón más hermosa y elegante.

Casi enseguida sonríe y hace la aclaratoria para evitar malos entendidos: “ojo, me atienden siempre muy bien, no me quejo, pero me gusta mucho un detallito de galantería que nunca está de más, por ejemplo, que me ofrezcan el asiento, me regalen una rosa al llegar, ese tipo de detalles. Puede sonar tonto, pero es un placer que me gusta mucho”.

Pamela, otra chica prepago en Bogotá, coincide en algo con los placeres de Ámbar: “es muy placentero es que te mimen, te den un detallito, no me refiero a regalos en sí porque siempre nos los dan, pero que me mimen con algo de cariño y atención, porque si es por placer sexual me sobra”.

Luego agrega entre risas que “somos damas de compañía, pero seguimos siendo mujeres y a todas nos gusta la galantería”.

Mezclar el negocio con el placer

Un detalle que no pasó desapercibido cuando se consultó a estas scort de Dulzón fue lo relativo a esa delgada línea que separa el negocio del placer ya que revelar sus placeres íntimos y privados, así sean sexuales, era traspasar un umbral prohibido.

“Todo depende de la confianza que se llegue con el cliente, mis placeres no se los cuento a cualquiera, solo a aquellos con los que he estado reiteradas veces, que conozco sus gustos y aficiones y sé que le puede gustar lo que le voy a pedir”, dice Ariel.

“Es un proceso que se da solo, no se trata de que la primera vez todo sale a la luz, es algo que se crea conociendo a la persona, aprendiendo sus gustos, qué le da placer a él y de qué forma podría darme placer a mí, es algo muy ligado a la confianza”, interviene Adelaida.

“Claro que se trata de algo que para cualquiera que no esté dentro de ese círculo de confianza puede sonar delicado, es igual a cualquier otra relación en el que la confianza poco a poco aparece, es exactamente igual”, asegura Tiffany.

Y es aquí que el rasgo importante de la confianza toma verdadera importancia porque las prepagos online de Dulzón brindan un altísimo nivel de amabilidad, confianza y atención y la confesión de sus placeres no es algo fortuito o que dependa del azar.

Entre las prepagos online y sus clientes existen un código de honor y respeto, solo se necesita un poco de esmero y formar ese lazo de confianza sólida y consistente para obtener a cambio la dicha de ser el receptor de todos esos secretos, confidencias y placeres de los que puede ser parte.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS