Netflix

Crítica de "Beauty", folletín sobre Whitney Houston con Sharon Stone

Dirigido por Andrew Dosunmu, "Beauty" (2022), inspirado en los comienzos artísticos de la cantante Whitney Houston, es un melodrama puro que busca escaparle a los clisés del género biográfico, pero que termina profundizándolos en un folletín cercano a una telenovela.

viernes 01 de julio de 2022

En la primera parte de Beauty, Gracie Marie Bradley (Modern Family y The Secret Lives of Cheerleaders) interpreta a una adolescente con un innegable talento para la música. Criada en una familia autoritaria, con un fuerte arraigo a la religión, recibe una importante oferta para firmar con una discográfica. Mientras que la segunda parte se centra en la joven ya instalada en un lujoso departamento con su novia Jasmine mientras prepara la grabación del que será su primer disco.

Ambientada en la década del 80, Beauty, que hace referencia al nombre de la protagonista, se centra en una serie de conflictos que ésta deberá enfrentar y resolver interna y externamente si quiere triunfar en el mundo de la música. Conflictos que devienen en peleas familiares, con un padre violento interesado en las ganancias y una madre frustrada que le teme al éxito, y artísticos, que incluyen desde el ocultamiento de su elección sexual hasta la construcción de un perfil en base a estrategias de marketing. En su personalidad, que aparenta fortaleza, ya aparecen indicios de como puede llegar a terminar una historia que no tendrá un final feliz. Ni en la vida real ni en la película.

La guionista Lena Waithe apuesta por un entramado narrativo que busca escaparle al formato biográfico trabajando a partir de la búsqueda de la propia identidad. Esta decisión busca acercarla a la clásica perspectiva que caracteriza al cine indie estadounidense, pero sin arriesgar demasiado. Y lo que en un principio le huye al lugar común termina convirtiéndose en un film esquemático que en su estructura lo único que lo diferencia de una biopic es no haber utilizado el nombre real de la figura que busca retratar.  

Dosunmu, un fotógrafo y cineasta nigeriano que saltó a la fama en los Estados Unidos después de dirigir videos musicales para varios artistas como Isaac Hayes, Angie Stone, Common, Tracy Chapman, Wyclef Jean, Kelis, Aaron Neville, Talib Kweli y Maxwell, prefiere ir a lo seguro y lo que pretende ser arriesgado no asume riesgo alguno, ni desde lo formal ni narrativo. Una decisión interesante que, sin ser original ni desequilibrante, le brinda un aire fresco es la incorporación de clips musicales de diferentes cantantes míticas, en su mayoría de jazz, influyentes en su carrera, que ofician como separadores a partir de su aparición en videos o programas de televisión, de la misma manera que la reaparición de Sharon Stone como la dueña de la discográfica que la convertirá en una estrella. Una actriz que el cine debería recuperar en un gran papel.

5.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS