La Nave de los Sueños - 7 Puntos

Crítica de "El teorema de Mosner", una experiencia artística de Esteban Perroud y Daniel Melingo

Dirigida a cuatro manos por Esteban Perroud y Daniel Melingo “El teorema de Mosner” (2021) resulta una inclasificable obra artística sobre un pintor que ya no ve los colores.

miércoles 06 de octubre de 2021

La película comienza con una leyenda que recuerda que en 1972 un grupo de artistas, entre ellos Luis Alberto Spinetta y Miguel Abuelo, viajan a Francia y se radican en un château parisino. También dice que uno de ellos no regresaría al país: Ricardo Mosner, el protagonista de El teorema de Mosner.

La biografía de Ricardo Mosner cuenta que nace en Buenos Aires donde a finales de los años sesenta ya se destaca por llevar adelante una serie de performances y happenings. Entre 1970 y 1980, radicado en Francia, crea e interpreta una veintena de espectáculos pictóricos con su grupo de teatro El polvo. Trabaja como actor para dramaturgos como Copi, Jerome Savary, e incluso para el cineasta británico Stephen Frears. Durante la década de 80 diseña portadas de discos para los rockers más icónicos del momento, y en 1985 gana el concurso para reemplazar la pintura original de uno de los pilares del restaurante La Coupole en el barrio parisino de Montparnasse. En el 2000 produce afiches, tanques, máscaras y trajes para La Carnavalcade de Saint-Denis. En 2012 diseña el cartel, la escenografía y el vestuario para la obra Ubu, de Alfred Jarry. Además, escribe e interpreta varias obras radiales junto a Gerard Mordillat, Henri Cueco, Jacques Jouet, Hervé Le Tellier y Lucas Fournier, entre muchos otros. También participa en numerosas exposiciones colectivas como América Latina en el Grand Palais o Talleres CRA en el Museo Nacional de Arte Moderno de París en 1984. Expone en la Bienal de París, en Paredes pintadas del Centro Pompidou en 1985, la Trienal de las Américas en 1993, la Bienal de escultura en los Países Bajos en 1994, y en más de 140 exposiciones individuales tanto en Francia como en el resto del mundo.

El teorema de Mosner, que lo recupera como un artista en toda su dimensión, enlaza ficción y documental para narrar la historia de un exitoso artista de antaño, pero que en la actualidad atraviesa un periodo decadente. Una llamada telefónica y un encargo de varias pinturas pueden volverlo a colocar en la cima de las artes, pero el problema es que sufre un bloqueo y ya no reconoce los colores. La aparición de un extraño personaje, Linyera (Melingo), lo enfrenta con los fantasmas del proceso creativo.

A partir de esta premisa, Esteban Perroud y Daniel Melingo construyen un híbrido cinematográfico, configurado como si fuera una de las obras de Mosner, que toma elementos de artistas como Charles Chaplin y Buster Keaton, como del movimiento dadaísta, para romper con la estructura formal ordenada, apostar por el azar visual y apelar a una reacción de desconcierto en el espectador. Además, El teorema de Mosner es una película musical que está atravesada por el soundtrack original de Melingo, elemento que funciona como hilo conductor entre el cine, la pintura y la música.

El teorema de Mosner, que apuesta por una libertad creativa que se aleja de los cánones que rigen al arte en todo sus aspectos, resulta una agradable experiencia, tan peculiar como sorprendente, que como todo teorema se comprende mediante el uso de la razón. Solo hay que dejarse atrapar por su lógica desprejuiciada y atípica, que le escapa a todas las convencionalidades del género, y disfrutar de lo que se ve, se escucha y se siente. 

7.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS