74 Festival de Cannes

Marco Bellocchio recibe la Palma de Oro de Honor y presenta "Marx può aspettare"

El autor del célebre film "Diavolo in corpo" hoy es un caballero de 81 años que ha hecho la paz con la vida que recibirá la Palma de Honor del prestigioso Festival de Cannes por sus 54 años de carrera, de manos de su colega y compatriota Paolo Sorrentino en la gala de clausura.

Marco Bellocchio recibe la Palma de Oro de Honor y presenta "Marx può aspettare"
Noticine-EscribiendoCine
Noticine-EscribiendoCine
viernes 16 de julio de 2021

Con el documental Marx può aspettare (2021), el gran maestro del cine italiano abre generosamente las puertas de la “casa Bellocchio” a sus recuerdos, sentimientos y arrepentimientos de la familia, tras los rastros del misterio que esconde la muerte de Camillo, su hermano gemelo, quien se suicidó a los 29 años. La película detalla cuánto esta tragedia ha marcado el corazón y también la filmografía del cineasta. “La realicé por partes, a lo largo de 5 años. Era una historia que debía contar antes de mi retirada definitiva”, aseguró.

¿Cómo nació la idea de este film?
En 2016, organizamos un almuerzo con toda la familia en el Círculo de la Unión, en Piacenza, para festejar sin nostalgia alguna a los hermanos y familiares todavía en vida. De allí surgió la figura del gran ausente: mi gemelo Camillo. Desde entonces se volvió el protagonista de este film. Inicialmente quería reconstruir algunas escenas como ficción, pero luego me di cuenta de que las imágenes reales eran muy superiores. Así que he recogido testimonios importantes, documentos, fotos, trazos de mis películas que mezclaban la vida privada y la historia de Italia para plasmarlo desde su nacimiento hasta su muerte.

¿Que descubrió en el proceso?
Que no le entendimos. Leemos sobre tragedias ajenas, pero no nos imaginamos esto de cerca. Incluso como ateos, dijimos que él estaba en el Paraíso. Mi madre, tan católica, obviamente no podía soportar las llamas del infierno por su hijo suicida. Sufría mucho, pues los religiosos creen que cuando alguien atenta contra su propia vida, es luego castigado, y esto la tenía obsesionada. Así que no aceptaba su fin, por lo que optó porque no se dijera la verdad sobre el tema. Fue un episodio vital censurado. Tuvimos que concentrarnos en su inmenso dolor insuperable, en lugar de pensar en el nuestro. Así que fingimos que fue todo un incidente. Además, también tenía yo mi empeño político, que no me permitía decir toda la verdad.

¿El film, es un acto de amor hacia Camillo?
Hablando honestamente, no creo. He hecho este film para los sobrevivientes, pues yo no soy creyente. La considero una película llena de vivacidad y se refiere mucho a mi vida y a las relaciones con las persona cercanas y a las nuevas generaciones.

Aunque no sea religioso, entrevista a un sacerdote en su documental...
Es el padre Jesuita Virgilio Fantuzzi, quien también era crítico cinematográfico. No lo veía mucho, aunque me daba mucho gusto dialogar a veces con él. Lograba siempre encontrar en mí una clave religiosa.

Marx può aspettare recorre su vida, pero también entrelaza su filmografía. ¿Esto le ha enriquecido?
Está claro que esta tragedia era ya vista en modo indirecto en situaciones diversas en otras películas. El tema del suicidio esta en Il gabbiano, Salto nel vuoto, Il regista di matrimoni. Sobre todo en Gli occhi e la bocca, en el que trataba de contar mi drama, pero no quedé satisfecho. Una paradoja, pues esta ha resultado mi película más íntima. Luego entendí que había en mí una autocensura invisible, porque mi madre aun vivía y prefería que no se hablara del tema. Porque estaba inmerso en el análisis colectivo en el cual los temas eran aquellos de la curación, de la liberación de la psicosis. No tenia en ese entonces la libertad actual, hoy no tengo nada que perder, ningún freno ideológico. Tampoco quiero complacerme en el dolor, solo entender. Ahora por fin me siento sereno, pero no absuelto.

¿Por qué el titulo Marx può aspettare?
Fue la respuesta que me dio mi hermano cuando le sugerí que con su adhesión a la revuelta comunista encontraría su redención y un lugar en el mundo. Me manifestó sarcásticamente: Marx può aspettare. Como decir, la política viene después, primero debo resolver algunos asuntos conmigo mismo. En definitiva, este film es la verdad de su dolor. Es un titulo irónico, como suelen usar las grandes obras como las óperas. ¡Es el título preciso!

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS