74 Festival de Cannes - 8 Puntos

Crítica de "Bergman Island" y la cinefilia de Mia Hansen-Löve

"Bergman Island" (2021), protagonizada por Vicky Krieps, Tim Roth, Mia Wasikowska y Anders Danielsen Lie, es dirigida por la francesa Mia Hansen-Löve y tuvo su premier en la competencia del 74 Festival de Cannes.

Crítica de "Bergman Island" y la cinefilia de Mia Hansen-Löve
CorreCamara-EscribiendoCine
CorreCamara-EscribiendoCine
jueves 15 de julio de 2021

Los cinéfilos conocen la famosa isla de Färö en Suecia. Esta isla, desde 1965 y tras la filmación de «Persona » se volvió en Isla Bergman. Allí el maestro sueco Ingmar Bergman escribió y rodó seis de sus películas, además de vivir en Färö.

Bergman Island inicia cuando llega a Färö una pareja de cineastas, Chris y Tony,  marido de ella y  director reconocido. Vienen a escribir los guiones de sus próximas obras en este lugar sereno. Los dos gustan y conocen muy bien la obra de Bergman. Los esperan los encargados del Museo Bergman y de una de sus casas que alquilan. No temen al fantasma del maestro y el propio Tony va a dar conferencia en el museo y participar a lo que llaman «el Bergman Safari», buscando las huellas de los rodajes pasados.

Tony sigue trabajando con calma y serenidad. Su esposa no se siente bien, no consigue concentrarse. La memoria y la sombra de Bergman son muy emocionante para ella. Pero cuando visita la isla con un joven que trabaja en el museo, Chris se siente más cercana de los aspectos escondidos o secretos de Faro. Paso a paso, Chris imagina su guion…

Y ahí se desarrolla un giro en la película de Mia Hansen–Love. Lo que surge en la mente de Chris es filmar una "película en la película", lo que se imagina surge en la pantalla: Amy, una joven(su propio alter-ego) vuelve a Faro donde encuentra a Enders, el gran amor de su juventud. Los dos, actúan como si no se conocieran. Pero se buscan, tratan de captar la mirada del otro. Casi se tropiezan. Y al final se unen otra vez pues nunca pudieron olvidarse de aquel amor, a pesar de lo que vivieron entre tanto. Se corta la película en la película.

Volvemos a Chris y su marido Tony. Le cuenta su proyecto a Tony y se enfada diciendo que no la escucha, que no le interesa su proyecto de guión. La pareja se da cuenta que algo se está rompiendo en su relación, a causa del tiempo que llevan juntos y por conformismo matrimonial. Por celos entre autores también. De cierto modo, dan sentido, Chris y Tony a la maldición de Färö : pareja que  aquí duerma, pareja que se separa. 

Volvemos al guion, a la historia de amor de Amy y Enders. Participan en la boda de una amiga, bailan, reconstruyen sus ilusiones de jóvenes. El relato plantea la pregunta qué les pasara después que la fiesta acabe, pues dejar a sus vidas pasadas, a sus parejas e hijos, no les resulta fácil. La melancolía y la soledad surgen en ellos, cada cual a su modo. Lentamente, emerge el guion como película soñada, o para decirlo de otro modo: la vida soñada en forma de película entra en el mundo real de Chris. 

Lo original en esta historia es el modo en que la directora mezcla y une la realidad y el aporte del cine a su propia vida. La puesta en escena es muy importante ya que la directora se mantiene de modo permanente al borde desbarranco, barranco que en términos de cine puede trastornar la película y provocar una derrota cinematográfica. Mia Hansen – Löve tiene su respuesta. Decirla es inútil. Vayan al cine con una gran pantalla. Y descubrirán una directora de gran talento.
 

8.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS