MUBI - 9 Puntos

Crítica de "Annette", una obra brillante de Leos Carax

"Annette" (2021) del muy provocativo director francés no ha dejado indiferente al público de la noche de apertura en el Gran Teatro Lumière de Cannes. Leos Carax no había presentado ninguna obra desde casi diez años. Esta proyección fue un evento en sí mismo.

sábado 10 de julio de 2021

No se trata de una obra maestra, sino de una película brillante en términos de lenguaje cinematográfico, de referencias muy fuertes a películas clave de la historia del cine y a los grandes géneros del cine. Brillante también es la dirección de actores, sus dos estrellas Marion Cotillard (Ann) y Adam Driver (Henry) son magníficos en el papel de enamorados locos, de pasión y de odio, de ternura y violencia.

Se trata aquí de la historia de dos artistas, cada cual en su especialidad es una estrella con un público propio muy aficionado. Están muy enamorados y muy celosos del éxito de su pareja. Ann es cantante de ópera, Henry es actor de stand-up. Avanzan sin darse cuenta hacia la muerte, hacia el final de aquel amor tan fuerte. Cuando les nace una hija tan deseada, la llaman Annette. Esta joya se le parece a una muñeca y juegan con ella como si fuera un títere, el títere de su padre y de su madre. Más allá del final de la pareja, se dan cuenta que para Henry como para Ann no hay redención posible, no existe el perdón.

Leos Carax dirige esta película como un mago nacido en el vientre de los autores constructores de la historia del cine. Puede pensrase en especial en la mirada de Murnau, maestro del expresionismo alemán y director en Hollywood de Amanecer (“Sunrise”) de Friedrich Murnau. Hay varios momentos que son pura referencia a Amanecer: escenas de amor y de violencia. El tema de la redención es directamente inspirado (pero al revés) del trabajo de Murnau. En esto se puede pensar en la fulgurante pelea en el mar, el barco como símbolo del odio del esposo como de su amor.  La tempestad va a destruir aquella pasión en términos muy cercanos al teatro de Shakespeare.

Es evidente que al director francés, le gusta mucho jugar con los géneros, manipularlos, mezclarlos y darle sentidos contemporáneos. Pasamos de un musical a un cine fantástico, de un tema romántico a otro más espiritual. El film no deja de sorprendernos. Y mejor no decirlo todo aquí, dejar al público andar en los varios caminos diseñados por el director. 

Hay cuatros momentos clave en la película que dan una vuelta a la obra: el nacimiento de la niña Annette; el espectáculo de Stand-Up en que Henry va a representar como mimo el asesinato de su esposa; el barco en la tempestad; la visita de la niña Annette a su padre en la cárcel. Estas escenas tratan, de cierto modo, de decirnos : ¡Cuidado, no se equivoquen! La historia no es la que se imaginan. Tengan cuidado con lo que digo, la verdad de mi película va por otra parte...

Es evidente que Annette enreda al espectador en sus personajes como si estuvieran vivos y autónomos pero son arquetipos de personajes de la comedia humana. Y en esto la historia puede resultar complicada de entender. Pero es tan fuerte la propuesta cinematográfica de Leos Carax que las horas pasan después de la proyección y la película se clava más fuerte en la memoria.

9.0
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS