MUBI

Crítica de "Malmkrog", un relato radical del rumano Cristi Puiu

El director de "La muerte del señor Lăzărescu (2005), regresa con una compleja obra basada en un texto del siglo XIX, "Los tres diálogos y el relato del Anticristo", escrito por el filósofo y poeta ruso Vladimir Solovyev (1853-1900).

viernes 02 de abril de 2021

Cristi Puiu sitúa a los personajes de Malmkrog (2020) en una aristocrática mansión de un lugar imaginario en la Europa del Este a finales del siglo XIX. Dividida en seis capítulos, cada uno de ellos con el nombre de uno de los seis protagonistas, adquiere la forma de una película sobre debates filosóficos con tópicos vinculados con la guerra, la religión, la muerte, el amor y la moral.

La historia, que, por su condición cerebral y sus frenéticas batallas verbales, juega con el espectador a la vez que se sumerge en un diálogo consigo misma, deambula entre apasionados debates que abarcan tanto elogios desmedidos al accionar del ejército ruso como que la idea de matar no es moralmente aceptable, o sobre las divisiones entre aquellas naciones civilizadas (las europeas) y las salvajes (el resto del mundo). El texto, escrito hace dos siglos, le sirve a Puiu como metáfora del accionar del mundo actual; mostrar los privilegios que cree tener cierta clase social, y como esto no ha cambiado. Ni para bien ni para mal. Las ideas y las formas son las mismas. Sino basta solo ver lo que sucede con la vacuna del Covid-19 para transpolar todo el planteo al presente.

Puiu logra una puesta en escena magistral que convierte una ambientación estática en algo realmente dinámico. Mientras que los actores realizan un trabajo colosal interpretando diálogos del siglo XIX, más cercanos al monólogo que a un intercambio de ideas. La diversidad cultural de los protagonistas resulta una herramienta eficaz a la hora de dinamizar las intervenciones y no caer en la monotonía.

La historia se plantea desde el filtro de la memoria, como si alguien evocara los hechos en el futuro y fuera incorporando y rectificando detalles a medida que los reconstruye. Cerca de los cien minutos de metraje, Puiu, que apuesta a lo radical y críptico, sorprende con una escena violenta que descoloca aún más al espectador, y que parece no tener sentido, aunque podría ser un presagio de lo que sucederá con esos personajes un tiempo después.

7.0
Te puede interesar
Últimas noticias