BAFICI 2021 - Competencia Argentina

Crítica de “Tornquist“ de Mariano Paz, escenas de la vida conyugal campestre

La película pone en jaque la idílica vida de una pareja de campo ante la laboriosa actividad que desarrollan a diario.

Crítica de “Tornquist“ de Mariano Paz, escenas de la vida conyugal campestre
domingo 28 de marzo de 2021

“Y así fue como (entonces) Dios lo expulsó del jardín del Edén para que trabajase la tierra de la que había sido formado” Génesis 3:23. Con este apartado bíblico abre la película de Mariano Paz, que lleva el nombre del partido del sur de la Provincia de Buenos Aires.

Antes que imágenes escuchamos sonidos que nos remiten a la naturaleza. Acto seguido vemos a Valeria recolectar frutas de un bello jardín natural. Pero rápidamente esa representación idílica del campo se transforma en la realidad, mucho más cruda y áspera de lo que puede suponerse. Vemos a la mujer trabajar junto a Segundo, su pareja en las tareas diarias de la vida rural.

Tornquist (2021) muestra cómo si se tratara de un documental de observación (¿lo es?) la dureza de la vida en el campo, el trabajo con los animales, con la cosecha, con la leña para enfrentar las bajas temperaturas del invierno. Cuestiones que repercuten en la pareja, y erosionan la relación. Lo que parece una discusión “organizativa” de las tareas a realizar por cada uno, se transforma en una catarsis de molestias contenidas en el cuerpo.

Mariano Paz contrapone estas imágenes con las sierras y su belleza que contemplan las peleas entre Valeria y Segundo. Un contexto magnífico para deconstruir la supuesta tranquilidad de la vida campestre, la armonía de la relación de pareja, y ¿por qué no? el amor.

6.0
Te puede interesar
Últimas noticias