El director de "Los del suelo" estrena "Sintientes" en Puentes de Cine

Juan Baldana y otra manera de convivir en sociedad

"Todas las películas te dejan una enseñanza, pero Sintientes fue mucho más que una experiencia cinematográfica", dice en diálogo con EscribiendoCine.

Juan Baldana y otra manera de convivir en sociedad
Juan Baldana director de "Sintientes"
Juan Baldana director de "Sintientes"
jueves 18 de marzo de 2021

Sintientes (2020), de Juan Baldana llega a Puentes de Cine con una profunda reflexión sobre la vida en comunidad, y en particular, de San Francisco, Jujuy, en donde la tradición y la vida natural marcan el tempo y las rutinas de sus habitantes. 

¿Cómo surge la idea de hacer Sintientes?
Maxi Yunes, productor de la película me convocó para hacer el documental a poco de que se iniciaran los talleres y el proyecto de economía empoderativa.  Fueron días intensos porque había una idea programada del guionista y director anterior que tuvo que bajarse del proyecto, pero a mi entender, yo imaginaba otra manera de registrar y narrar lo que se iba a vivir en san Francisco. Luego de varios encuentros, nos pusimos de acuerdo y de ahí en más fue una experiencia maravillosa.

Desde la ficción con Los del suelo, con la historia de Irmina y Remo, ya habías trabajado con la idea de comunidad que intenta desprenderse de la sociedad ¿qué encontrás en este tema de atractivo para seguir profundizando?
La historia de Irmina y Remo es un ejemplo de vida para nuestra generación y las que vienen en un futuro que se planeta complicado. Hay muchos puntos en común entre Sintientes y Los del suelo, más allá que una sea ficción y la otra documental.  Uno de ellos es que tenemos que ser solidarios con el prójimo y trabajar con sentido consciente en favor de la tierra y nuestro ecosistema.

¿Qué tan difícil fue rodar en San Francisco? ¿Hubo habitantes que no quisieron participar?
La ventaja de haber estado unos cinco meses filmando, hizo que la confianza con quienes residen en San Francisco se haya solidificado con el correr del tiempo.  Siempre es importante que el otro esté de acuerdo en dejarse filmar cuando se prende una cámara. Nunca hubo problemas mientras filmamos en los talleres. Distinto es cuando la cámara se prende en situaciones cotidianas y en la intimidad.  Todo se fue dando, pero  hubo un caso en el  que una mujer pidió que quitemos un segmento en donde decía que con este proyecto la mujer se haría ver porque en el pueblo se ve que el trabajo de la mujer nunca vale, el trabajo de la mujer es la casa, los hijos limpiar y ya está. Ahora no sería así, el trabajo de la mujer sería importante, que trabajando se va a haber el fruto de cada una.  Los problemas que puedan tener lo tienen que enfrentar todas juntas y salir adelante. Cuando dice los problemas, tiene que ver con el machismo que se sufre no sólo en San Francisco, en todo pueblo rural que existe en nuestro país. El miedo a que haya una represaría por lo dicho fue más fuerte que el mensaje que le salió del alma en su momento. Y lo que está claro es que lo que menos quiero es generar problemas que causen dolor. El tema del empoderamiento de la mujer que se fue gestando de manera inconsciente en la película, se dio porque quedó en evidencia que falta muchísimo para que la igualdad entre el hombre y la mujer sea un hecho fáctico, sobre todo en los pueblos rurales. 

¿Cuánto te cambió a vos la vida del lugar a nivel personal y como realizador?
Hoy tengo una huerta en mi casa. Compro el bolsón con verduras y frutas sin agrotóxicos. Hacemos compost y reciclamos. Queremos con mi pareja, darles una señal a nuestros hijos que sea tangible. Me di cuenta que no alcanza solo con filmar y dar un mensaje de esperanza en este mundo cada vez más complicado y egoísta.  El cambio está en nosotros y voy por ese camino. Todas las películas te dejan una enseñanza, pero Sintientes fue mucho más que una experiencia cinematográfica

Compartiendo la mirada del film con colegas, a muchos les ha sembrado la idea de ver qué hay en esto de la economía empoderada y las hierbas ¿es esa tu idea como director, la de continuar ampliando la llegada del mensaje?
Acabo de terminar de filmar una ficción que se llama Desequilibrados. Tiene que ver con la figura de Silvio Gesell quién por el año 1900 fundamentó su pensamiento económico en el interés propio de los individuos como algo natural, sano y una buena motivación para actuar. La satisfacción del interés particular motiva a ser productivo según Gesell. El sistema económico debería estar al servicio de satisfacer necesidades, pero fracasa de manera evidente. Por ello Gesell propuso un sistema económico al que llamó natural. Hoy en Alemania y algunos países de Europa está comenzando a aplicarse con el sistema de monedas complementarias y oxidables. Muy lejos de lo que llamamos sistema capitalista y neo liberal.

La película pasó por festivales y finalmente se estrena ¿con qué te gustaría que la gente se conecte ahora en el estreno online?
Siempre pienso que me alegraría saber de alguien que, luego de ver alguna de mis películas, sienta que puede tener una llamada interior que haga despertar sensaciones dormidas, o que,  más allá de disfrutar el simple hecho de ver cine, pueda intentar resolver algún interrogante que lo preocupe. Con eso ya se justifica todo el trabajo que significa terminar un proyecto cinematográfico. Y lo más importante: En el caso de Sintientes, toda la recaudación que genere el documental, será destinada a los emprendimientos de San Francisco. Quien alquile por 24 horas la proyección virtual en Puentes de Cine, estará dando una mano también. Y eso no es poca cosa.

Te puede interesar
Últimas noticias