Cining

La familia Piegrande

En un giro inesperado, y tal vez alentados por el buen rendimiento de la primera entrega de la saga, 'La familia Piegrande' (Bigfoot Family, 2020), de Jeremy Dregruson y Ben Stassen, narra la continuidad en la vida del joven Adam y su familia tras los sucesos narrados en 'El hijo de Piegrande' (Bigfoot Junior/The Son of Bigfoot, 2017), cuando el joven descubre el legado de su padre, nada más ni nada menos que Piegrande.

La familia Piegrande
viernes 26 de febrero de 2021

En esta oportunidad, Adam, el protagonista, deberá lidiar con los celos generados tras su exposición pública al conocerse la identidad de su progenitor, quien, en el último tiempo, se ha convertido en una estrella mediática, vocero de una infinidad de productos “naturales”, y, en un punto, una vez más está alejado de su familia, no por su “autoexilio”, sino por el tiempo que pasa fuera de su hogar cerrando irrisorios planes comerciales.

Si en la primera entrega Adam era descripto como un niño feliz, en busca de su verdadera identidad y de su padre, aquí se lo transforma, en un ser enojado con la vida, en una primera parte, y hacia una segunda recupera ese espíritu que tenía en la película anterior, al tener que lanzarse a la aventura de, buscar una vez más, a su padre.

El film posee dos historias, una que respeta las reglas del coming of age, desnudando la intimidad de Adam y su ingreso en la adolescencia, el incipiente interés por una amiga, su rebeldía característica de la edad, y en donde aquello que tal vez antes era pintoresco y divertido, en el legado del mito de Piegrande, ahora podría ser un gran obstáculo para pertenecer y ser uno más en la escuela.

En el otro punto se revela una trama asociada a la ecología, en donde en la presentación de un negocio como “natural”, y donde Piegrande padre cae ilusamente, la familia, Adam, su madre, deberán entablar una arriesgada búsqueda del progenitor, quien, misteriosamente desaparece, incluso, en medio de la explosión mediática que está viviendo.

Al perderse en esas dos historias, pero no profundizar en ninguna, en realidad La familia Piegrande, deja pasar la oportunidad de construir una aventura mucho más interesante, y aun incorporando nuevos personajes, como ese lobo que en el arranque se lo presenta como un depredador nato y luego un acompañante de Adam, todo se complica.

Aun así, aquellos que hayan disfrutado de la primera entrega, podrán avanzar en el particular universo creado por Dregruson y Stassen, revelando que fuera de los países hegemónicos productores de animación, existe creatividad e ingenio para revisitar, originalmente, mitos y leyendas que han acompañado a los espectadores y al público, por décadas.

6.0
Te puede interesar
Últimas noticias