Una tumba para tres

Mariano Cattaneo: “Es muy complejo que algo que está muy arraigado a otra cultura se naturalice en nuestra lengua”

La primera película INCAA de Mariano Cattaneo, Una tumba para tres (2021) llega a CINE.AR con una buena dosis de acción y cine de género. Coescrita con Nicanor Loreti, la propuesta, protagonizada por Diego Cremonesi, Mónica Villa, Gerardo Romano, Demian Salomón y Daniel Pacheco, propone el descenso al infierno de sus protagonistas en una misión que sale un poco mal.

Mariano Cattaneo: “Es muy complejo que algo que está muy arraigado a otra cultura se naturalice en nuestra lengua”
jueves 28 de enero de 2021

¿Cómo te sentís al poder finalmente mostrarla?

Es el objetivo de todo realizador, que llegue la gente, creo que la obra se completa cuando la ve un espectador, es una película que quiero mucho, porque es la primera que hice industrialmente, la escribí con Nicanor Loreti, un gran amigo, está cargada de un montón de emociones, no sólo quiero mucho a la película sino que me divierte mucho, en ese sentido estoy revolucionado.

¿Por qué sigue siendo tan difícil hacer cine de género?

Es muy difícil meter cine de género en nuestro público, porque es muy complejo que algo que está muy arraigado a otra cultura se naturalice en nuestra lengua, es más simple ver El marginal, sentirse identificado con la manera de hablar, porque uno lo escucha en el cotidiano y en las noticias, o con un drama o una comedia, pero el cine de género es más difícil, si te digo elegí tus cinco preferidas, seguro serán extranjeras. Además falta una maquinaria publicitaria para acercarle a los espectadores las propuestas. El cine es un producto, hay que promocionarlo. El caso de El Marginal, por ejemplo, cuando se vio en TV Pública tuvo un rating, pero explotó en Netflix. Para mí tendría que ser obligatorio que los canales de televisión emitan trailers de películas nacionales. La invasión del cine español, en el último tiempo, además, familiarizó el lenguaje. La primera película que me voló la cabeza fue Tesis, de Alejandro Amenábar, donde el profesor dice “hagamos cine espectáculo”. Y desde ahí hasta ahora han tenido una exploración del género increíble.

Nunca dejaron de hacerlo…

Claro, acá creo que El Visitante de Invierno fue una de las primeras a nivel industrial, porque a nivel independiente siempre se hizo, pero no tiene brazos largos.

La película tiene varias referencias a grandes realizadores como Quentin Tarantino, Guy Ritchie, y al cine de género local…

Yo no voy a esconder nunca las referencias porque es el cine que me gusta, después Robert Rodríguez, para mí la sobrevuela, toda la película, La balada del pistolero, está, incluso antes de salir a rodar me volví a leer su libro Rebelde sin pasta, es inspirador y salís super enérgico a grabar. Para mí el cine es universal, lo tiene que entender todo el mundo. Una tumba para tres tiene muchos elementos de ellos, pero también cosas locales, urbanas, del oeste, como lugar, siento que alguno podría vivir en Once, el tipo de amistad que tienen es muy Argentina, eso de que ante el peligro te unías, el famoso Double Dragon, tiene todo lo que mencionaste, no lo voy a negar, pero tiene mucho mío, en el sentido barrial, y la mixtura es lo que va. Me gusta la estética de los personajes, son como muñequitos, caricaturas de personajes reales.

¿Cómo surgió la incorporación de Mónica Villa en la película?

Ella es divina, es una luz, en rodaje la veían en decorado y ella emanaba algo lindo, historia, energía, ella sabía cómo hacer todo, me hizo el trabajo muy fácil. Cuando le hice la propuesta, en un café de Caballito, le dije que para mí era "EL" personaje de la película, y cuando leyó el guion le encantó y le dio su impronta. Sentía además que la película necesitaba una pata femenina, en medio de esta locura, como así también los personajes que interpretan las chicas.

Antes del estreno terminaste el rodaje de 'La chica más rara del mundo'…

Sí, es un proyecto muy personal, empezamos el rodaje y lo íbamos a retomar en abril, grabamos dos semanas, y luego automáticamente pandemia, con la incertidumbre del comienzo, y la preocupación por el crecimiento de sus protagonistas, que son adolescentes, en pleno crecimiento, iba viendo en sus redes si cambiaban, o no, me daba miedo, pero con los productores decidimos avanzar en la parte animada de la película, editamos lo que teníamos, en la gráfica, el teaser, trabajamos y cuando se habilitó el regreso, con incertidumbre y miedo, porque había que sumarle muchas cosas, por protocolos, y avanzamos una vez que nos explicaron cómo hacer todo. El primer día fue atención pura, y al segundo cada uno entendía qué tenía que hacer, sabiendo a que cada cosa que tocabas tenías que ponerte alcohol, cuántos entraban en el set, como soy cámara también, eso me permitió moverme rápido y terminarla.

Te puede interesar
Últimas noticias