Amigo lindo del alma

Daniel Charlone: “Las películas se escriben tres veces, cuando se hace el guion, cuando se hace el rodaje y cuando se hace la edición final”

Nacido y criado en Montevideo, Daniel Charlone trabajó en publicidad y en el rubro producción en audiovisuales.

Daniel Charlone: “Las películas se escriben tres veces, cuando se hace el guion, cuando se hace el rodaje y cuando se hace la edición final”
sábado 10 de octubre de 2020

Fue el director de producción de El viaje hacia el mar de Guillermo Casanova y Ruido de Marcelo Bertalmío. También fue el jefe de producción -en Uruguay- del film Ceguera (2008) de Fernando Meirelles, y productor supervisor de Garzón (2013) miniserie de Ricardo Preve. Debuta en el largometraje como director con el documental Amigo lindo del alma

Sin ser un realizador, ¿cuándo y por qué decidiste dirigir un homenaje a Eduardo Mateo?

Yo me formé como técnico en comunicación social en Buenos Aires adonde estaba viviendo desde 1983. En 1986 vuelvo a Montevideo y me vinculé con el CEMA (Centro de Medios Audiovisuales). Y allí en la parte de edición trabajaba Guillermo Casanova…Que dirigió a Jaime Roos en el documental A las 10 y a Hugo Arana en El viaje hacia el mar…Exacto, bueno yo fui su director de producción y diseñador de producción en El viaje hacia el mar, que fue en 2003. Bueno resulta que él era tan melómano o más que yo, y fue el que me presentó la música de Eduardo Mateo. Después de un tiempo, Horacio Buscaglia, que era un director de teatro, creativo, músico, poeta, actor y periodista; entró a trabajar en una compañía de comerciales en donde estaba yo. Y le produje varios comerciales que él dirigió. Y el motivo recurrente de nuestras conversaciones era Mateo. Parte de lo que yo sé de él se lo debo a Buscaglia. En el año 89 comenzamos a hacer un documental sobre Eduardo Mateo, que aún estaba vivo. Y llegamos a grabar una conferencia de prensa por un concierto que luego se hizo en enero en el Teatro de Verano de Montevideo. Participaron en él Hugo y Osvaldo Fattoruso, Urbano Moraes, Horacio Buscaglia, Eduardo Mateo, Rubén Rada, Mariana Ingold, «Nego» Haedo, «Lobo» Núñez, entre otros. Y se repitió en la Playa Pocitos, en febrero.

¿Y lo filmaron el documental?

Por distintos motivos de cosas laborales, nunca se llevó a cabo este documental, que iba a ser dirigido por Horacio Buscaglia y producido por mí.Nada de eso quedó en Amigo lindo del alma…Solo parte de lagunas tomas que se hicieron en la conferencia de prensa. Y el documental no cuajó. Yo seguía con la idea de hacer algo con Mateo. Y siempre en la producción. Y a los tantazos años le propuse dirigirlo a Guillermo Casanova y yo producirlo. Y también por la actividad de él, la mía, cuestiones de la vida, etcétera, etcétera; tampoco anduvo. Pasado otro tiempo se lo propuse a otro realizador, con quien ya había trabajado. Era el Vasco Elola que había dirigido el documental sobre la cárcel, Desde adentro (2012). Él también es un melómano absoluto y fan de Mateo a más no poder.

Y otra vez la cosa no funcionó.

Fueron tres intentos. La tercera es la vencida…Y…me decidí y me tiré al agua. En 2010 preparé el proyecto, lo presenté en el ICAU (Dirección del Cine y Audiovisual Nacional) para ganar el Fondo de Fomento Cinematográfico y Audiovisual, y no salió. Y en el 2011 lo presenté a la Intendencia de Montevideo, al FONA (Fondo para el Fomento y Desarrollo de la Producción Audiovisual Nacional) y ahí gané. Y en 2012 conseguí el Fondo de Montevideo Filma, que era para dar el impulso de inicio de rodaje. Soy amigo de Hugo Fattoruso y él iba a presentarse con Mio Matsuda una cantante japonesa que venía a Montevideo. Con una voz maravillosa hizo el tema Un canto para mama de Eduardo Mateo. Me destrozó la cabeza. Gané ese fondo y la filmé a ella cantando ese tema, acompañada por Hugo en piano y Diego Paredes en tambor piano. Eso fue en abril de 2012 en donde empecé el rodaje de Amigo lindo del alma. En 2013 venía al Uruguay por un tiempito nada más, Mariana Ingold junto a su pareja Kit Walker, dado que se la pasan viajando y por entonces vivía afuera. Yo quería que ella cantara Cuerpo y alma y además entrevistarla.

Pasaron seis años hasta que la terminaste, ¿por qué?

Y el grueso del documental lo hice en el primer semestre de 2016. Y después toda la parte de post producción. Pasaron esos tres años porque te explico, por razones de presupuesto conseguí el aporte muy generoso de los músicos que tocaron ad honorem. Y fue muy complicado toda la cuestión de organizar agenda. Alguna entrevista pude hacer entre 2013 y 2016, pero el grueso como te dije fue en 2016. A Joe Vasconcellos lo hice traer de Chile y vino acompañado por su arreglador, el flautista Pedro Melo. Ensayaron el mismo día que los filmé con los otros dos músicos, e hicieron el tema Jacinta. Lo de Litto Nebbia fue más fácil porque era él solo con su piano y se grabó en la Sala Zitarrosa, coincidiendo con unas presentaciones de él en Montevideo. Por suerte salió maravilloso gracias a sus talentos, experiencia y capacidades. No hubo ensayos y por ahí tuve que repetir alguna toma.

¿Y cómo te fue con el material de archivo, que no hay demasiado digamos?

Si hay muy poco. Material de él en movimiento hay muy muy poco. Yo quería mostrar la presencia mediante la ausencia. Yo era muy reacio a usar las pocas imágenes en movimiento de archivo que hay. De hecho en el Primer Corte no había utilizado ninguna. Por suerte la gente que montó la película me hizo entrar en razón y finalmente agregué la parte de archivos.

¿O sea que tenías otra película en la cabeza?

Sí, pero en esa cuestión la de no utilizar fragmentos de los archivos. Se dice que las películas se escriben tres veces: cuando se hace el guion, cuando se hace el rodaje y cuando se hace la edición final. Y en este caso fue así.

¿Cuál fue el criterio de selección de los temas que incluiste y porqué decidiste no poner varios de sus caballitos de batalla?

Te explico. En mayo de 1991, justo un año después del fallecimiento de Mateo, se hizo en el Teatro Solís lo que se llamó La Penúltima Musicación (Homenaje a Mateo) y participaron muchos músicos versionando a Mateo. A mí me tocó estar como asistente de cámara sobre el escenario, porque ese espectáculo se grabó y se filmó, pero nunca se editó, solo salió el CD. Entonces varias de las canciones que están en mi documental son las versiones que hicieron esos músicos en La Penúltima Musicación.

Te puede interesar
Últimas noticias