Cambio de planes

Paco Arango: "Donde piensas que existe una historia triste es donde existe una historia alegre, llena de optimismo"

Luego de dirigir para la televisión española Paco Arango debuta en el cine con Cambio de planes (Maktub, 2011), una comedia dramática sobre el cáncer protagonizada por Diego Peretti y Aitana Sánchez-Gijón. En una charla con EscribiendoCine nos cuenta sobre los motivos que lo llevaron a contar una historia de tales carcteristicas.

Paco Arango: "Donde piensas que existe una historia triste es donde existe una historia alegre, llena de optimismo"
domingo 07 de octubre de 2012
Hace tiempo que venís trabajando con chicos con cáncer. ¿En qué momento esta experiencia de tu vida se convierte en un proyecto cinematográfico?Yo hace tiempo que quería contar una historia. Llevo catorce años trabajando en esto y lo que quería contar es que donde tú piensas que existe una historia triste es donde existe una historia alegre, llena de optimismo. Así surgió. Yo le pedí permiso a este chico amigo mío, Antonio, que tiene quince años, para que formase parte de la historia, y la fui armando con él. El me hacía peticiones que yo aceptaba. Por ejemplo me decía “méteme una novia” o “mi compañero de cuarto, Nico, tiene que salir”. Pero lo que sale en la película es lo que es él en verdad.¿Te parece que en la película pudiste reflejar la historia que querías contar?Yo creo que sí. Cambio de planes es una especie de cuento: tiene magia, tiene todo. Yo quería ilusionar con la película, quería que te llegase al corazón. La intención de la película es no hacerte poner triste, es desnudar de la barrera que todos tenemos para ir con la vida con una cara muy ruda y permitirte sentir, ser vulnerable, y darte cuenta de que hay cosas en la vida que tenemos a nuestro lado que son suficientes para ser feliz y que a veces no apreciamos. Entonces yo creo que cuando ves Cambio de planes, llegas a casa y tienes ganas de achuchar a alguien.El tema místico en la película esté presente desde el comienzo, ¿qué te pasa a vos con esto particularmente?Yo soy una persona muy creyente pero creo que cada quien tiene que encontrar su camino. Yo quiero sembrar esa ilusión. Yo soy muy niño, yo creo en Harry Potter, yo creo que para creer hay que retroceder en nuestra forma de pensar como adultos. Creo que si no fuese creyente me hubiera sido muy difícil trabajar al lado de niños y niñas que lo pasan muy mal. Igual que he visto muchas tragedias he visto muchos milagros, pero cuando digo milagros digo milagros, cosas absolutamente inverosímiles. A mis actores les conté que en el trabajo con los chicos con cáncer hay muchas coincidencias. Y les dije a los actores, que se rieron de mí, que el día que rodáramos en Canarias, Antonio nos iba a regalar un arco iris. Y en el único día de rodaje que fue en Canarias, nos rodearon cinco arco iris. Así que como ves estás hablando con una persona cuya creencia no tiene límites.En la película es esencial el manejo del humor. ¿Qué tiene que ver esto con vos?Muchísimo. En el hospital hay una frase que usamos muchísimo que se llama “ocho segundos para llorar” y significa que a los ocho segundos suele ocurrir algo que te hace reír. Estos chicos son así, y eso tenía que estar muy presente en la película. En los momentos de la película donde lo pasas mal por tristeza o lo que sea, a los pocos segundos sucede algo que te hace reír y eso es un poco el espíritu. Si yo os traigo conmigo al hospital, en vez de estar triste saldrías con una sonrisa, después de haberte reído bastante. Entonces eso tenía que estar muy presente en la película. Lo que he hecho es calcar lo que he vistoPero también hay escenas cómicas que se juegan en el seno de la familia…Lo que pasa es que yo soy un cómico. Me encanta reírme. Muchos de los personajes los inventé yo, como la pareja de viejitas. Pero eso es armar en la ficción unos personajes para asegurarte que la comedia está servida y que va a haber momentos de tensión y de comedia.¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Diego Peretti?Fue maravillosa. Llegue a Peretti porque la actriz Aitana Sánchez-Gijón, quien hace de la esposa en la película, me lo sugirió. Trabajar con Diego es un lujo. Es el Buster Keaton latino, tiene  grandes dotes de comedia. Ya tengo pensado rodar otra película con él, tipo comedia americana, una dramedia también, muy Capra, y Diego Peretti va a ser un personaje muy cómico.
Te puede interesar
Últimas noticias