Sinopsis

En Orione, su ópera prima de 2017, Toia Bonino contaba la historia de Ale Robles, un joven delincuente del barrio Don Orione, en el conurbano bonaerense, a quien la policía mató en un operativo luego de que lo hayan delatado. Quien articulaba el relato en aquella película era la madre de Ale. En La sangre en el ojo, Bonino vuelve a la misma historia, pero el punto de vista esta vez es el de Leo, hermano de Ale, quien pasó 14 años en la cárcel y hoy sueña con vengar a su hermano.

Comentarios