Sinopsis

La historia comenzó en un comedor a donde se acercó Marcelo Ruiz, un violinista de la Orquesta Estable de la Provincia, para regalar un poco de su música a 300 chicos que se alimentaban ahí todos los días. Ruiz descubrió el respeto y la admiración con que los niños escuchaban su música y se ofreció a enseñarles. En cuestión de días se fueron sumando cada vez más chicos y adolescentes y en poco tiempo se formó una orquesta que con mucho esfuerzo y sacrificio fue creciendo y lo sigue haciendo.

Comentarios