Sinopsis

Acusado de filtrar documentos secretos a Alemania, el capitan del ejército francés Alfred Dreyfus fue condenado en 1894 a la degradación y al destierro perpetuo a la colonia penal de la Isla del Diablo, en Guayana, tras una investigación acelerada y una violenta campaña de la prensa alimentada por un antisemitismo exacerbado. El caso agitó a la opinión pública entre 1896 y 1898 y, en especial, a Emile Zola, que denunció un error judicial en su célebre artículo Yo acuso. Alfred Dreyfus fue declarado finalmente inocente y pudo recuperar sus funciones en en 1906.

Contenidos relacionados

Comentarios