Sinopsis

Mauricio es de los salvavidas que sostienen que si tienen que llegar a meterse en el agua para efectuar un rescate, ya están en falta con su tarea. Si su labor está bien desempeñada, bastará con la prevención para que nadie se ahogue. Durante sus jornadas de trabajo en la playa, le toca alertar, señalar, explicar y volver a explicar cada uno de los permisos y prohibiciones establecidos para mantener la calma veraniega. Mientras él se empeña por hacer las cosas bien, seguir las normas e impedir cualquier tipo de riesgo, a unos pocos metros de él, en la torre contigua, Jean Pierre es el prototipo opuesto. Se dedica a hacer heroicos rescates, no sigue el paso a paso ni tiene bitácora, pero parece haberse ganado el cariño y la admiración de muchos. Con la llegada de un pequeño discípulo, un niño que quiere ser salvavidas, Mauricio encuentra la posibilidad de explicar por qué elige su forma de trabajo mientras desnuda poco a poco un profundo respeto –hasta quizás un temor– por ese mar al que tanto evita meterse.

Comentarios