Juan Pablo Russo
16/09/2020 13:53

El dilema de las redes sociales (The social dilemma, 2020), que está disponible en Netflix luego de más de seis meses de haber sido presentada en el Festival de Cine Sundance, presenta un mordaz retrato de compañías como Facebook o YouTube y de sus dudosas e invasivas estrategias de manipulación, tanto personales como colectivas.

El dilema de las redes sociales

(2020)

El debate en este documental va más allá de la dicotomía entre el bien y el mal. Ninguno de los testimonios apunta a demonizar a las redes sociales y menos a olvidar que, en muchos casos, han servido para unir familias, encontrar donantes de órganos o ayudar al rescate de animales, sino más bien que intenta responder a la pregunta planteada por Jeff Orlowski: ¿cuál es el problema de las redes sociales? La mayoría de respuestas apuntan a la necesidad de que la gente común entienda el funcionamiento y el alcance que tienen estas plataformas digitales en nuestras vidas, con el objetivo de que cada uno elija qué hacer con ellas.

El dilema de las redes sociales incluye largas entrevistas con profesionales de la industria, develando la verdad detrás de referentes como Facebook y Google. Estas se entrelazan con una ilustración dramatizada que imagina cómo las redes mantienen atrapados a sus usuarios, y entrevistas con antiguos ejecutivos de gigantes digitales, todo ello con una hipótesis alarmante: si un servicio es completamente gratis, tu información y tus datos son el negocio. Cuando se juntan todas las piezas singulares del rompecabezas, se obtiene una imagen más grande e inquietante.

El documental también destaca las formas en que el comportamiento y los hábitos humanos han sido alterados por la existencia misma de tal tecnología. Es más, las funciones incorporadas, ya sea la introducción de etiquetar a los amigos en Facebook o el movimiento de bajar y refrescar la alimentación, se afirma que han sido diseñadas específicamente para fomentar un mayor compromiso con estas aplicaciones, manteniéndote en ellas por más tiempo.

En conclusión, El dilema de las redes sociales expone la forma en que estas empresas monetizan los datos de sus usuarios y cómo todos los peligros que apunta se deben a la lógica mercantilista de la comunicación digital.

Comentarios