Rolando Gallego
08/05/2020 11:23

La nueva serie de Movistar producida en Colombia, Ruido Capital (2020) propone un viaje retro hacia los años noventa a partir de las anécdotas de un grupo de adolescentes que comienzan a transformar sus vidas y en donde la música será la válvula de escape para sus complicaciones cotidianas.

Sueño Florianópolis

(2018)

Dirigida por Ana Katz, Pablo Stoll y Mauricio Leiva-Cock (showrunner del proyecto) trabaja en seis episodios la llegada de Simón (Jerónimo Aguilar) a una nueva ciudad tras los trágicos acontecimientos que dieron muerte a su padre y su ingreso a un instituto educativo con métodos poco tradicionales.

Allí conocerá a Valentina (Oriana Casas) la líder de una banda amateur de rock sin nombre que experimenta su presente entre compilados caseros en casetes, el descubrimiento constante de música y nuevas sensaciones y de quien se sentirá atraído instantáneamente.

A lo largo de los episodios Simón fortalecerá su vínculo con la banda, particularmente con Gabo (Simón Baquero), Porras (Germán Becerra) y Bea (Paloma Bautista), con quienes intentará encontrar el sonido ideal para el grupo y ese nombre que episodio tras episodio cambia, dándole también título a los capítulos.

Además de la sinergia entre los niños, sus enamoramientos, sus disputas, Ruido Capital presenta una Colombia en la que el racionamiento energético, la crisis económica y las noticias de Pablo Escobar como telón de fondo, posibilitan una reconstrucción específica de un momento histórico del país.

La serie también posee una mirada lúcida sobre la educación, la familia y los complejos entramados políticos que repercuten directamente en la vida de los protagonistas, desarrollando en cada episodio nuevas informaciones sobre la vida de cada uno de ellos para configurar así la cercanía necesaria para la empatía y la identificación.

Así, si Simón tras perder a su padre comienza una nueva etapa familiar junto a su madre, a quien le cuesta cambiar de rango en la escala social, Bea, con su hogar llevado adelante por ella y su hermano, con una abuela (Margalida Castro) que se pierde en su propia casa por un incipiente Alzheimer, o un profesor de literatura (Paco León) que les abre la mente para que sean libres e independientes.

Imágenes de archivo mediatizadas, VFX que trasladan la acción a la Bogotá de los años noventa, una cortina musical realizada especialmente para el programa por Aterciopelados, con Andrea Echeverri a los gritos resumiendo un poco la historia de Ruido Capital y de Colombia “los noventa y la tormenta, la memoria me revienta, la vida herida, la muerte en la esquina”, potencian la dinámica historia de coming of age de los protagonistas.

Una cuidada fotografía de Yarará Rodriguez (nominada a los próximos Premios Cóndor en rubro fotografía por su trabajo en Las buenas intenciones), precisa banda sonora, que recupera los sonidos del rock latino de los años noventa, y una detallada reconstrucción de época, que se presenta como motivo y no como eje central del relato, hacen de Ruido Capital una entretenida oportunidad para redescubrir la adolescencia de un grupo de outsiders entrañables.

Los seis episodios de Ruido Capital disponibles en Movistar Play.

Comentarios