EscribiendoCine
20/01/2020 01:23

La debutante Belén Funes y Carlos Marques-Marcet han triunfado esta noche en la gala de entrega de los XII Premios Gaudí, que concede la Academia del Cine Catalán, con sus respectivas películas, La hija de un ladrón y Los días que vendrán.

Los días que vendrán

(2019)

La hija de un ladrón, que optaba a 13 estatuillas, ha ganado finalmente los Gaudí a la Mejor película en lengua no catalana, a la Mejor dirección y al Mejor guion.

Carlos Marques-Marcet, que ya ganó el Goya a la mejor dirección novel y cosechó algunos Gaudí con su ópera prima, 10.000 km, ha conseguido con su tercer largometraje, Los días que vendrán, los galardones a Mejor película en lengua catalana, Mejor protagonista femenina para Maria Rodríguez Soto y Mejor montaje, sobre diez nominaciones.

El tercer largometraje de Marques-Marcet, que constituye la crónica del embarazo real de Maria Rodríguez Soto, le ha dado a la actriz su primer Gaudí, que se disputaba con Aina Clotet, Carmen Arrufat y Greta Fernández.

En una edición en la que había paridad en las nominaciones entre hombres y mujeres, los académicos y académicas han otorgado el Gaudí al Mejor protagonista masculino a Karra Elejalde, que interpreta a Miguel de Unamuno en Mientras dure la guerra.

Laia Marull, por La Inocencia, y Enric Auquer, por Quien a hierro mata, Premios Gaudí a los mejores actriz y actor secundarios, han completado el apartado interpretativo.

También ha brillado entre las ganadoras O que arde, de Oliver Laxe, Premio Gaudí a la Mejor película europea y a la Mejor fotografía, obra de Mauro Herce, que retrata la lenta desaparición de la civilización rural a partir de las poderosas imágenes del bosque y la Galicia más salvaje.

El luminoso retablo de personajes que habitan un oasis de plásticos en medio del Nueva York más hipster que aparece en El cuarto reino. El reino de los plásticos, de Adán Aliaga y Àlex Lora, se ha hecho con el Gaudí a la Mejor película documental.

La adaptación televisiva de la novela de Ildefonso Falcones La catedral del mar, ambientada en el siglo XIV, se ha impuesto como Mejor película para televisión.

Al contrario que en otras ocasiones, en esta edición los premios más técnicos han estado repartidos entre diferentes producciones: Mejor sonido para Sergio Bürmann y Marc Orts por Dolor y gloria; Mejores efectos visuales para Mario Campoy, Irene Río e Iñaki Madariaga por El Hoyo.

Tres ficciones históricas han entrado este año en el palmarés: Sylvia Steinbrecht ha visto reconocido su trabajo con un Gaudí por la recreación de la Galicia ochocentista en Elisa y Marcela, la épica historia de amor entre dos maestras que se casaron, una de ellas haciéndose pasar por hombre.

Liberté, la provocadora cinta de Albert Serra ambientada en el siglo XVIII, se ha llevado los galardones de Vestuario para Rosa Tharrats, y de Mejor maquillaje y peluquería para Armande Monteiro, Laurence Abraham Yaeger y Antoine Mancini.

En dirección de producción se ha reconocido el trabajo de Oriol Maymó al frente del thriller de Paco Plaza Quien a hierro mata, y el Gaudí a la Mejor música ha recaído en el compositor Pau Vallvé por la banda sonora de La vida sense la Sara Amat.

La gala, presentada por una actriz de teatro, Anna Moliner, ha tenido un marcado acento musical, con algunas bromas hacia la clase política, la escasez de dinero en el ámbito de la cultura, o la libertad de expresión reclamada con la famosa careta con la boca tachada mientras aparecía un vídeo con una actuación del mallorquín Valtònyc.

El momento más polémico ha coincidido con la actuación en el escenario del cantante Albert Pla, que no ha ahorrado referencias escatológicas en su actuación y a los políticos.

Entre las repetitivas dedicatorias de los ganadores a compañeros y familiares, la de Karra Elejalde ha sido la más emotiva de la noche, cuando ha dedicado el Gaudí a una niña que padece el raro síndrome de Angelman.

Comentarios