EscribiendoCine
10/11/2019 01:05

El Festival Internacional de Cine de Mar del Plata comenzó esta noche su 34ª edición con homenajes al cineasta y maestro José Martínez Suárez, quien fue su presidente por más de una década, hasta su muerte en agosto último. El presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Ralph Haiek, entregó el premio Astor de Oro in Memoriam a sus familiares y colaboradores más cercanos. “Es una noche muy emotiva en la que celebramos a una persona como José, que me marcó mucho. Su humildad e integridad fueron los valores que lo llevaron a ser un maestro que nos enseñó que lo más importante del cine son las películas”, dijo Haiek.

Los muchachos de antes no usaban arsénico

(1976)

Por su parte, María Fernanda Martínez Suárez, al recibir el premio, agradeció en nombre de toda su familia: “José estaba orgulloso de trabajar en nuestro festival, porque quería mucho al público marplatense. Agradezco a Ralph Haiek y al Instituto y quiero compartir este reconocimiento con la ENERC y todas las escuelas de cine del interior, de donde mi padre decía que venían los mejores guiones”.

La directora artística del Festival, Cecilia Barrionuevo, dio la bienvenida, presentó los jurados de todas las competencias de esta edición, y destacó el rol de Martínez Suárez como presidente: “Esta es la primera edición en la que no nos acompaña José, un pilar del festival y del cine argentino. Su trabajo y su pasión estarán siempre con nosotros, y las veremos reflejadas en los distintos homenajes que preparamos para recordarlo”.

Durante la ceremonia de apertura, que se realizó en la Sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium, Graciela Borges recibió el Premio Astor a la Trayectoria. Las actricesLeonora Balcarce y Romina Richi y el actor Gastón Pauls fueron los encargados de entregárselo.

Graciela Borges dijo que “esta noche es de José. Durante muchos años vine a este festival en dónde lo conocí. De él tuve todo el cariño, apoyo y siempre palabras preciosas. Su deseo era que las nuevas generaciones no perdieran la búsqueda artesanal. Es indispensable que haya jóvenes cineastas con nuevas miradas, para que el cine permaneciera vivo”.

Organizado por el INCAA, y con 65 años de historia, el Festival se encuentra entre los quince festivales calificados por la FIAPF con Clase A en el mundo, categoría que comparte con Cannes, Venecia y San Sebastián, entre otros. Cada año acuden más de 130 mil espectadores.

Esta edición tendrá siete competencias oficiales, para las que se inscribieron más de 4000 producciones, un récord histórico para el Festival. Habrá 500 proyecciones, de 300 películas de todo el mundo, en 15 salas y durante 10 días.

Comentarios