Juan Pablo Russo
29/10/2019 16:37

Un libro que mezcla la ciencia con la ciencia ficción, la secuela de El cuento de la criada de Margaret Atwood, lo nuevo del autor de Las ventajas de ser invisible, el éxito de La cadena, cuyos derechos ya fueron adquiridos para una película, un imperdible Ian McEwan debutando en la ciencia ficción, y la segunda novela de Jane Harper, entre las novedades literarias recomendadas de este mes.

Las ventajas de ser invisible

(2012)

En La ciencia de la ciencia ficción (Shackleton Books) los profesores Jordi José Pont y Manuel Moreno Lupiáñez proponen un apasionante ejercicio de erudición literaria, cinematográfica y, cómo no, científica. Si en un famoso episodio de la no menos célebre Star Trek somos testigos de una inusual partida de póker entre el androide Data y los hologramas de Albert Einstein, Isaac Newton y Stephen Hawking, el único que, por razones obvias, pudo interpretarse a sí mismo, en este libro también comparten protagonismo ilustres científicos junto con personajes tan peculiares como Darth Vader, E.T., Spiderman o Godzilla.

Naturaleza salvaje (Salamandra), es la segunda novela de Jane Harper, ambas con el mismo protagonista, Aaron Falk, un policía federal investigador de delitos financieros. En Naturaleza salvaje Alice Russell y cuatro compañeras de trabajo participan en una actividad en la zona boscosa de Giralang Ranges, al este de Melbourne, organizada por la empresa. Pero al lugar de encuentro, sólo llegan las otras cuatro; Alice ha desaparecido y los equipos de búsqueda recuerdan que allí había un asesino en serie. La empresa es investigada por el agente federal Aaron Falk por delitos financieros, con la ayuda de la misma Alice como testigo principal. Jane Harper huye de los convencionalismos y les otorga a las cinco aventureras el núcleo de la trama, convirtiendo a Falk en poco más que un espectador. Con una estructura alterna narrada en dos tiempos la autora desgrana, por un lado, la investigación de la desaparición de Alice y, por otro, el repaso punto por punto a dónde y cuándo la excursión se convirtió en tragedia. Una buena combinación de ambos arcos temporales y la elección del momento correcto para dar giros argumentales.

Stephen Chbosky (Las ventajas de ser invisible) regresa a la escena literaria con Amigo Imaginario (Planeta). Chbosky declaró que desde pequeño es un gran lector y el terror es el género literario que más disfruta. Ahora con con Amigo Imaginario se siente como pez en el agua y esto queda de manifiesto con un argumento sólido y líneas narrativas que abordan el sacrificio, la esperanza, el amor, todo enmarcado en una experiencia de lectura memorable, absolutamente absorbente y cruzada implacablemente por el horror.

Kate Reese es madre soltera y vive una relación abusiva. Sabe que no quiere esa vida para su hijo Christopher y decide a mitad de la noche huir con él a Mill Grove, Pensilvania; una ciudad pequeña y aislada, donde la comunidad es muy unida y solo hay una carretera para entrar o salir. Parece el lugar perfecto para iniciar una nueva vida. Christopher tiene siete años, es el nuevo niño en la ciudad y tiene un amigo imaginario que puede helarte la sangre. Al llegar ahí, Christopher desaparece. Durante seis días nadie sabe nada de él, hasta que lo encuentran en el bosque a las afueras de la ciudad. Aparentemente está ileso, algo cambió. Una voz en su cabeza le ordena una misión: debe construir una casa del árbol en el bosque antes de Navidad, de lo contrario, su madre y todos en la ciudad no volverían a ser los mismos. Christopher no es el primer niño que ha desaparecido. Años atrás, David Olson tuvo el mismo destino, solo que él no logró regresar. Su destino es desconocido. Aunque el misterio está a punto de ser desvelado por el hijo de Kate.

El irlandés Adrian McKinty es el autor de la novela negra de moda: La Cadena (Planeta), cuya adaptación al cine ya está firmada. Alabada por The New York Times o The Guardian, ha conquistado además a pesos pesados del género como Stephen King, Don Winslow o David Lagercrantz, entre otros. Inspirado en los secuestros mexicanos y en una tradición supersticiosa de su infancia, McKinty creó este thriller que ya ha llegado a 40 países y del que la productora Paramount Pictures ha adquirido los derechos.

En La Cadena Rachel deja a su hija en la parada del autobús. Enseguida, una llamada de un número desconocido lo cambia todo: una mujer le informa que tiene a Kylie secuestrada y que, si quiere verla de nuevo, deberá seguir sus instrucciones al pie de la letra: primero, pagar un rescate; segundo, secuestrar a otro niño. Quien llama por teléfono es también una madre cuyo hijo ha sido secuestrado; si Rachel no cumple con las reglas, el niño morirá y su hija también. Rachel formará parte de La Cadena, un mecanismo que está haciendo a alguien muy rico en el proceso. Ella es una mujer común, pero en pocas horas los acontecimientos la llevarán hasta límites impensables y la obligarán a hacer algo terrible. Los creadores de La Cadena saben que los padres harán todo lo que está en sus manos por sus hijos y hasta ahora no contaban con cruzarse en el camino de una mujer decidida, valiente y superviviente como Rachel. Porque, si alguien puede romperla, es ella.

Máquinas como yo (Anagrama) de Ian McEwan. Ian McEwan es uno de los novelistas vivos más importantes de la literatura universal. En total, es autor de dos libros de cuentos y quince novelas. Con la última, recién publicada en Argentina, da un giro de 180 grados y, por primera vez, se adentra en el género de la ciencia ficción.

En la páginas de este libro viajamos a Londres en unos años 80 que nunca tuvieron lugar en la realidad, consecuencia de que la historia haya seguido algunos senderos diferentes. Nos referimos a que el Reino Unido perdió la Guerra de las Malvinas y el científico Alan Turing nunca se suicidó atormentado por las consecuencias del juicio al que fue sometido en los años cincuenta por su homosexualidad. Ahora no solo sigue vivo sino que está dedicado al desarrollo de la inteligencia artificial, donde ha conseguido un hito: la creación de los primeros seres humanos sintéticos. Se trata de unos prototipos a los que bautiza como Adán y Eva. Charlie, el protagonista de la historia, compra uno de estos Adanes pensados para hacer compañía y ayudar en la casa. Con ayuda de Miranda, su amante, lo programan a su gusto. Sin embargo, Miranda oculta un terrible secreto que, el robot, al carecer de los matices morales de los verdaderos humanos, acaba descubriendo. De esta forma se genera un peculiar triangulo amoroso entre Charlie, Miranda y Adán que genera una tensión en aumento que obligará a los personajes a tomar decisiones difíciles.

Los testamentos (Salamandra), de Margaret Atwood. La escritora retoma la historia de El cuento de la criada quince años después de que el carismático personaje dejara la teocrática y perversa República de Gilead. La voz de Defred deja paso ahora a tres mujeres que toman la palabra, tres víctimas del infame régimen que está empezando a debilitarse: las dos hijas adolescentes de Offred y Tía Lydia que es, sin ninguna duda, lo mejor del libro. Ella se convierte en el ológrafo que se dirige a un lector anónimo para contarle toda su historia, desde que la llevaron a la fuerza a un estadio en el grupo que le correspondía: abogadas y juezas, y fue obligada a presenciar y a ejecutar escenas de extrema violencia para sobrevivir.

Comentarios