Juan Pablo Russo
16/10/2019 16:09

Con la proyección de La camarista, de Lila Avilés, quedó inaugurada anoche la 2 edición del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos, que hasta el sábado 19 se desarrolla en la ciudad de Paraná. Del acto participaron el gobernador Gustavo Bordet; el vicegobernador Adán Bahl; el embajador de México en Argentina, Óscar Ricardo Valero Recio Becerra, la secretaria de Turismo y Cultura, Carolina Gaillard, y la directora artística del evento Celina Murga.

La camarista

(2019)

El gobernador de la provincia de Entre Ríos, Gustavo Bordet, inauguró este martes el Segundo Festival Internacional de Cine de Entre Ríos, con acceso libre y gratuito, para celebrar las historias, los paisajes y la identidad de las y los entrerrianos; construyendo colectivamente un futuro próspero y creativo para la cultura regional.

"Aquí estamos por segundo año consecutivo con el Festival y es una decisión que en los próximos cuatro últimos años vamos a seguir sosteniendo firmemente porque los resultados son altamente satisfactorios”, sostuvo Bordet durante la apertura.

“Las políticas públicas y la cultura los es, tienen que trascender los gobiernos y ser apropiadas por los ciudadanos entrerrianos para que esto permanezca y trascienda muchos años y gestiones de gobierno”, aseguró.

La programación del Festival está a cargo de realizadores entrerrianos. La cineasta paranaense Celina Murga, como directora artística; y Nicolás Herzog y Maximiliano Schonfeld, en el rol de programadores, oriundos de Concordia y Crespo, respectivamente.

En total, se exhibirán en el FICER 96 películas entre cortometrajes y largometrajes. El contenido del Festival estará conformado por ocho secciones de proyección: Cine Nacional, Cortometraje Entrerriano, Videos 14-17, Cine Internacional, Foco en Italia, Clásicos Italianos, Cine Infantil y Cine Entrerriano. Además, el FICERmóvil recorrerá la provincia proyectando películas.

De la gala también participaron el diputado Daniel Filmus, la actriz Victoria Onetto, Diego Cremonesi, Leonor Benedetto, madrina del evento, los cineastas Abbas Fahdel y Sergio Mazza, y la productora del FICER Liliana Mazure, entre otras personalidades.

Tras el acto inaugural se proyectó la película mexicana La camarista con la dirección de Lila Avilés y con la presencia de su protagonista, Gabriela Cartol.

La película, que representa a México en los Premios Oscar 2020,  fue ganadora del Ariel a Mejor Ópera Prima y tuvo su reconocimiento en varios festivales como el del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana, Orchid Film Festival Cuenca Ecuador, Marrakech International Film Festival, y en el Festival de Cine de Morelia, entre otros.

Esta ópera prima parte de la obra de teatro La camarera, en la que Lila Avilés plasmaba, de alguna manera, el trabajo de la artista visual Sophie Calle, que trabajó como camarera de hotel en Venecia y realizó una serie fotográfica -"Hotel"- con imágenes de los objetos olvidados por los huéspedes y de las habitaciones cuando se quedaban vacías.

Esa idea teatral da el salto al cine en La camarista una película de muchas capas que cuenta con una soberbia protagonista, Gabriela Cartol que interpreta a una Eve vulnerable, solitaria, pero también ambiciosa y fuerte mujer.

Eve (Gabriela Cartol) es una joven camarera que trabaja en uno de los hoteles mas lujosos de la Ciudad de México. Las jornadas tan extensas hacen que Eve no pueda cuidar a su hijo mientras trabajo, pero ella está convencida de que su situación mejorará cuando sea ascendida a un mejor puesto.

La camarista, rodada en solo 17 jornadas al interior de un hotel ejecutivo de cinco estrellas en la Ciudad de México, narra el dia a dia de Eve, mientras trabaja en silencio al interior de las habitaciones de un hotel. Toca puertas sin esperar respuesta. Cambia sábanas sin saber nunca quien ha dormido en ellas. Recoge los papeles sucios, las colillas y las toallas mojadas por personas a las que rara vez les pondrá rostros. 

Eve se toma tiempo para soñar distintas vidas y con objetos que nunca tendrá mientras explora las habitaciones y los objetos que se encuentra en ellas. En este hotel, si un objeto perdido no lo reclama su dueño, el hotel se lo regala a un empleado. Entre esos objetos existe un vestido rojo, olvidado por una cliente y que prácticamente se han convertido en otra motivación para hacer bien su trabajo.

La camarista es una mirada voyerista al interior de una mucama desde las perspectiva de Eve, a diferencia de la Roma, de Alfonso Cuarón, donde los sueños se quedan en sueños y no pueden ir más allá de las paredes del hotel. Al igual que la propia Eve.

Comentarios