EscribiendoCine
06/09/2019 20:29

El director Roman Polanski y el hispano-chileno Théo Court han sido este viernes los ganadores en sus respectivas secciones del premio de la Federación internacional de críticos de cine (FIPRESCI) en la Mostra de Venecia. Además, Ema, de Pablo Larraín, se alzó como ganador en dos competencias paralelas al certamen, recibiendo el ARCA Cinema Giovani Award y el premio Unimed a la “Mejor Película”.

Blanco en Blanco, de Court, producida por la compañía tinerfeña El Viaje Films y protagonizada por el actor chileno Alfredo Castro, ha ganado el segundo galardón de FIPRESCI, que se otorga a las cintas presentes en la sección Horizontes de Venecia, dedicada a las nuevas corrientes, y en la Semana Internacional de la Crítica.

El primer premio de FIPRESCI, que se reparte entre las películas en la Sección Oficial de la 76ª Mostra, fue a Roman Polanski por su película J'accuse.

La Mostra del Cine de Venecia tocará a su fin mañana con la asignación de los premios, entre ellos el León de Oro.

El veterano cineasta francés de orígenes polacos compite con esa película, todo un ejemplo de cine clásico, para recuperar el caso Dreyfus, quizá la condena injusta más célebre de la historia.

El realizador no acudió al estreno de la película y su presencia en la Sección Oficial fue motivo de críticas por la acusación de abuso sexual contra él, e incluso la presidenta del jurado de la 76 Mostra, Lucrecia Martel, no acudió a la proyección de gala.

La historia de J'Accuse, ambientada en 1895, es la del capitán Alfred Dreyfus (Louis Garrel), un joven soldado condenado a cadena perpetua por espiar para Alemania, aunque finalmente se descubre que el juicio estuvo lleno de irregularidades.

Por otra parte Théo Court ha conquistado a la crítica internacional con Blanco en blanco, una película que mañana podría también ganar en su sección Horizontes de la Mostra.

Los críticos del Fipresci han destacado ese largometraje por "el acercamiento único a un viaje hacia la modernidad y la locura en una parte remota del mundo, que combina el duro retrato de un genocidio con la expresión del alma de un artista". Y aplauden especialmente las "hermosas imágenes", tomadas entre Tierra del Fuego y la isla de Tenerife, así como la "delicada" interpretación de Alfredo Castro.

En el preludio del siglo XX, Pedro llega a Tierra del Fuego, un territorio hostil y violento, para fotografiar el matrimonio del poderoso latifundista, Mr Porter. La futura esposa, apenas una niña, se convierte en su obsesión. Tratando de capturar su belleza, traiciona al poder que domina el territorio. Descubierto y castigado, Pedro no puede escapar y acaba siendo partícipe y cómplice de una sociedad que convive con el genocidio de los nativos Selknam.

Además, Ema, el film dirigido por Pablo Larraín, se alzó como ganador en dos competencias paralelas al certamen, recibiendo el ARCA Cinema Giovani Award y el premio Unimed a la “Mejor Película”.

ARCA es un galardón otorgado hace 18 años por un jurado compuesto por jóvenes italianos y franceses entre 18 y 26 años, quienes no son parte del jurado oficial. Durante la muestra, viven una experiencia como reporteros del evento, al mismo tiempo que asisten a las funciones de las películas en competencia.

El Unimed, en cambio, se entrega por segundo año consecutivo al margen de la Mostra, y es deliberado por un jurado de jóvenes de las Universidades del Mediterráneo.

Ema, por el momento, se mantiene como candidata a los premios más importantes del Festival de Venecia, en las categorías Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actriz.

Tras la distinción, Pablo Larraín señaló: “Estamos muy honrados con el premio, porque demuestra que la película se conecta y es apreciada por el público joven”.

Comentarios