EscribiendoCine
10/08/2019 12:25

La película argentina Las buenas intenciones, de Ana Garcia Blaya, y la coproducción con Perú y Chile Lina de Lima, de la cineasta chilena María Paz González, formarán parte de la sección Discovery del Festival Internacional de Cine de Toronto, que se llevará a cabo entre el 5 y el 15 de septiembre,

Las buenas intenciones

(2019)

La sección, Discovery, acoge los primeros o segundos films de ficción de directores internacionales. Las buenas intenciones es la ópera prima de Ana Garcia Blaya y ya había sido confirmada para New Directors del Festival de San Sebastián.

Protagonizada por Javier Drolas, Jazmín Stuart y Juan Minujín, Las buenas intenciones es un proyecto multipremiado en Primer Corte de Ventana Sur, que refleja el modo en que los conflictos conyugales afectan a los hijos,

Lina de Lima sigue a Lina (Magaly Solier), una mujer peruana migrante en Chile que apoya a su familia a distancia, trabajando para otras personas en Santiago. Preparándose para su viaje anual de Navidad para ver a su hijo adolescente, Lina se da cuenta de que éste ya no la necesita como antes. Sintiéndose desplazada emocionalmente, comienza un viaje donde se redefine a sí misma a medida que explora sus propios deseos e identidad.

Lina de Lima es una película que explora “en los conflictos y en el mundo interior de una mujer que es trabajadora, madre y migrante”, destaca González. “Tuve la suerte de trabajar con Magaly Solier, una tremenda actriz peruana que le dio vida a Lina, un personaje femenino fuerte, inteligente y divertido que va más allá de cualquier estereotipo del migrante”.

La directora agrega: “creo que estamos en un momento en que me parece importante visibilizar los conflictos de las mujeres más allá del contexto social o del lugar que la sociedad nos impone, para empezar, imaginar ese lugar que cada una quisiera encontrar, con todas las posibilidades que esto implique. Para mí, esta película cuenta la historia alguien que comienza a cambiar de piel. Deteniéndose precisamente en ese momento de crisis en que una mujer se mira con cierta disconformidad para comenzar a encontrarse a sí misma. Este proceso, que me parece bastante universal, puede ser muy profundo, pero también muy torpe, quizá por eso todo deviene en un drama cómico”.

La participación latina se completa con Agosto, del cubano Armando Capó.

Comentarios