Rolando Gallego
08/08/2019 16:59

Con los estrenos locales de Gran Orquesta (2019), de Peri Azar y el estreno nacional de Rumbo al mar (2019) de Nacho Garassino y la presentación de Una banda de chicas (2019) de Marilina A. Giménez continua a sala llena el del 14 Festival Tucumán Cine-Gerardo Vallejo que se extenderá hasta el 9 de agosto en la provincia.

Rumbo al mar

(2019)
4.0

Adriana Chaya, directora del festival indica “cuando se me presentó esta oportunidad fue un gran desafío para mí, no sólo por estar a la cabeza de esta 14 edición sino también, porque como mujer es honor y un compromiso estar acá. Creo que a la hora de definir la programación con el equipo mi mirada femenina fue inevitable, ya que no podíamos ser ajenos al contexto en el que estamos”.

Y agrega “el festival era el momento oportuno para dar visibilidad a la esta gran lucha feminista que nos atraviesa. Nos sumamos a este movimiento y militamos desde este lugar entendiendo al cine como una herramienta”.

Una de las directoras que dijo presente es Peri Azar, “traer Gran Orquesta a Tucumán era algo obligado, que debía suceder en algún momento, es una ofrenda, una devolución, un regalo, un granito de arena que sentía necesario. Cuando empecé con la investigación me dí cuenta que no había información sobre las provincias. Mi abuelo tocó jazz en Tucumán entre los 20 y 30 y sabía de la movida que hubo en Argentina. Por eso sentí que era algo que tenía que hacer”.

“Este es el tercer año que vengo al Festival, las veces anteriores fue como organizadora del home movie day. Uno aporta desde su lugar otra perspectiva del cine”, concluye.

Rumbo al mar, de Nacho Garassino (Contrasangre) tuvo su estreno nacional en el Festival. La película, protagonizada por Santiago y Federico Bal, y con las participaciones de Luli Laprida, Anita Martínez, y actores locales, fue rodada en Tucumán y cuenta el viaje de un padre y su hijo y los pormenores que en esa travesía tienen, una despedida tal vez para uno de ellos, una odisea de aprendizaje para el otro.

“Amo el cine, estudié, de chico mi vieja me nutrió con mucho cine, de grande hice más teatro y televisión pero siempre sentí que el cine es mi lugar. Me llegó el guion y me emocioné porque es la historia de mi viejo y mía, es la primera película mía, pero la última de mi viejo, y es un orgullo, quise estar a la par de él”, dice Federico Bal antes de la proyección.

“Me gusta que el que la ve, porque es lo que siento, le decís Santiago y Federico en una película y se imaginan que vamos a estar en una playa corriendo a chicas y una sombrilla. Pero va por otro lado, es el reflejo de muchas cosas que pasan en una familia. El que ve el Bailando no cree que esta es una película mía, y en el fondo está bueno”, concluye.

Comentarios